Roberto Lopez: “Una Asamblea Constituyente para desmantelar el correismo”

  Actualidad

Roberto Lopez: “Una Asamblea Constituyente para desmantelar el correismo”

Es un duro crítico del actual régimen. Para el jurista guayaquileño, reformar la estructura del Estado será una obligación del próximo gobierno.

Roberto López. Abogado Constitucionalista y docente universitario. Nació en Guayaquil en 1952. Fue director de Asesoría Jurídica del Congreso Nacional, entre 1998 y 2000. Fue asesor jurídico del Prian en la Asamblea Constituyente del 2007 y en la Asamblea

Es un duro crítico del actual régimen. Para el jurista guayaquileño, reformar la estructura del Estado será una obligación del próximo gobierno.

- ¿Es viable la convocatoria a una Asamblea Constituyente como anuncia la oposición?

- Es la única salida posible para desmantelar el correísmo.

- ¿Por qué?

- Todas consultas requieren el permiso de la Corte Constitucional, menos una: la de convocatoria a una Constituyente.

- ¿Cuál sería el trámite?

- De acuerdo con la Constitución, el presidente debe anexar las reglas electorales a la convocatoria. En esas reglas, tiene que hacer dos cosas: primero, un artículo que exima a la convocatoria del dictamen de la Corte. Por ejemplo que diga, la Corte emitirá su dictamen favorable en 24 horas y de no hacerlo se entiende concedido.

- ¿Y la segunda?

- El presidente, en el segundo artículo, suspende el ejercicio de todas las autoridades de Gobierno en virtud de que la Constituyente será convocada y tendrá que confirmar o desestimar el periodo por el que fueron elegidas.

- ¿Hablamos de las autoridades de control?

- Sí, de los órganos de control, de regulación administrativa, de la Fiscalía etc.

- ¿El presidente no puede decidir, por sí mismo, que esas autoridades sigan en funciones?

- No los puede botar, ni cesar por la misma razón que no se puede preguntar a la gente, en una consulta popular, si está de acuerdo en que cesen.

- Guillermo Lasso, del movimiento CREO, habló sobre esa consulta la semana pasada...

- No se puede consultar cosas que están en contra de la Constitución. Hay dos procedimientos para reformar la Carta Magna: Constituyente o reformas parciales. Y las reformas, que restrinjan derechos como el de participación, están prohibidas.

- ¿No es posible entonces un referéndum o una reforma vía Asamblea Nacional?

- No. La Constitución prohíbe reformas parciales que restrinjan derechos o afecten la estructura de la Constitución.

- ¿La Constituyente debería funcionar como la que se instaló en Montecristi?

- No. La Constituyente debe instalarse con el fin específico de redactar la nueva Constitución. Esa es la pregunta al pueblo. Están excluidos los plenos poderes. Hay que quitarle el miedo a las personas que recuerdan lo que pasó en Montecristi: una constituyente no un órgano de Gobierno, no tiene porqué meterse en el Ejecutivo. No puede hacer leyes o mandatos.

- Pero una Constituyente tomaría mucho tiempo...

- Todo el mundo cree que toma más tiempo que la consulta y es al revés. Con el procedimiento que sugiero, el presidente suspende temporalmente a las autoridades, convoca a la Constituyente el día de la posesión y no tenemos inestabilidad política. Y la Constituyente puede, en unos dos meses, tener lista una Constitución que restablezca la separación de poderes.

- En este escenario, ¿qué pasa con la Asamblea Nacional?

- Este mecanismo también tiene la finalidad de que la Asamblea legislativa sea suprimida, pues fue elegida violando el principio de proporcionalidad porque no hay relación entre la votación de Lenín Moreno con los resultados para el Legislativo.

- ¿Se debería elegir entonces una nueva Asamblea?

- Por supuesto, la Constituyente hará las reglas para convocar a nuevas elecciones.

- En la oposición también hay quienes sugieren una Constituyente para reformar leyes orgánicas como la de Educación Superior, Seguridad Social o Comunicación, ¿es posible?

- No. Las leyes orgánicas dependen de lo que la Constituyente establezca como mecanismo para reformar las leyes en el futuro. Sería potestad del posterior Legislativo. Las leyes no las hace la Constituyente.

- ¿No hay el riesgo de que PAIS pudiera controlar, con mayoría de votos, la Asamblea Constituyente?

- No, porque no ha podido sacar ni siquiera 4 votos de cada 10, si fuera así Lenín Moreno sería presidente. Ese riesgo es inexistente.