River perdio en cuatro minutos

  Actualidad

River perdio en cuatro minutos

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

El juego de River Ecuador se basa en la concentración para defender y la efectividad para aprovechar las pocas ocasiones de gol. Ayer, contra Aucas, dos errores puntuales en defensa le costaron caro y perdió 3-1 en Chillogallo.

Hasta el minuto 63 todo salía perfecto para el equipo dirigido por Marcelo Trobbiani.

En el primer tiempo, principalmente, se defendió con orden, cerró los espacios y fue el primero en amenazar el área contraria.

Apenas se jugaban dos minutos cuando Gustavo Asprilla ya amenazó el arco de Sebastián Blázquez. El guardameta reaccionó a tiempo y salvó.

Con el pasar de los minutos, River fue sintiéndose más a gusto. Cada vez que tomó el balón tuvo claras las ideas hasta llegar al área rival. Así, Gustavo Asprilla anotó el primer gol. El delantero recibió el esférico de espaldas al arco, soportó la marca rival y tras girar sacó un potente disparo cruzado para abrir el marcador.

Pero en el segundo tiempo los visitantes bajaron su rendimiento. El esfuerzo físico empezó a pasarles factura y ya no fueron tan aplicados para cerrar los espacios.

Y de ello se aprovechó Aucas. Tras varios ataques con claridad, Joao Rojas apareció para tomar un balón fuera del área. Al verse sin marca cercana y notar que el arquero Juan Molina estaba salido, se animó a sacar un tiro elevado. La pelota ingresó al arco y se marcó la igualdad.

Aucas aprovechó el envión anímico y cuatro minutos después anotó el segundo tanto. Diego Benítez ganó un centro elevado para poner el 2-1.

River se vio obligado a adelantar las líneas para tratar de empatar. Tuvo más tiempo el balón y por momentos encerró al dueño de casa.

Pero el conjunto capitalino pegó de nuevo y liquidó el juego. Ayrton Preciado recibió un pase dentro del área y remató ante la salida del arquero.

Ya con esa desventaja River no tuvo la fuerza para seguir atacando. Intentó descontar, pero careció de ideas. Tampoco tuvo energías para proponer un juego ofensivo. Aucas, por su parte, distribuyó mejor el balón y lo sostuvo hasta el final.