Riofrio y Vasquez, el presente y futuro

  Actualidad

Riofrio y Vasquez, el presente y futuro

La Copa Huancavilca de microtenis tuvo un duelo interesante en la gran final.

Joseph Vásquez: “Tengo grandes sueños en este deporte”.

Emiliano Riofrío y Joseph Vásquez. Dos nombres que hoy no pueden ser tan familiarizados, pero ya son seleccionados nacionales en tenis de mesa y su talento es evidente. El primero con 21 años denota profesionalismo gracias a una carrera que inició en 2007 en esta disciplina deportiva, mientras que el segundo, de 14, vive con fervor cada punto y su techo parece infinito.

A los dos les ha tocado ser del mismo equipo a la hora de defender a la Tricolor en distintos torneos y hasta los ha preparado el entrenador Norman Carrillo, pero en la sexta edición del Torneo Internacional de Tenis de Mesa Copa Huancavilca debieron enfrentarse en un reto complejo para el más joven de ellos.

El resultado de la final en la categoría open fue un global de 3-0 a favor de Riofrío. El guayaquileño hizo sentir su superioridad gracias a su experiencia y jerarquía en este deporte. Pero la derrota no logró doblegar la ilusión de Vásquez, que a pesar de quedarse con la medalla de plata, fue gratificante llegar hasta esta instancia para enfrentarse contra uno de sus referentes locales en el tenis de mesa.

Emiliano Riofrío

La oportunidad de ir a Francia

Dueño de una zurda prodigiosa y una frialdad estratégica. Emiliano Riofrío es un microtenista ecuatoriano que ha luchado por más de 12 años en este deporte y ha sacrificado mucho para pisar el terreno por el que camina.

Sus padres han sido su mayor respaldo, recuerda a EXPRESO que en sus inicios “me tocó vender muebles o carros para completar el dinero para viajar”, pero hoy esas situaciones quedan como anécdotas, ya que detrás de él se postran varias empresas que auspician sus pasos.

“He tenido que pasar por mucho, sacrifiqué mi vida social, fiestas, amigos, pero ha valido la pena para crecer en mi carrera”, explicó.

Desde los 9 años empezó con este deporte y consiguió una medalla de bronce que lo impulsó a apostar por el tenis de mesa.

Hoy se consagra a nivel internacional representando a Ecuador en varias competencias, algo que le ha ayudado a poder dar el salto de calidad.

“Desde Francia me han ofrecido ser parte de un club desde el próximo año. Sé que para crecer más en este deporte debo erradicarme en Europa. Por suerte estudio a distancia (Administración de Empresas) y eso no será un problema”, agregó.

Joseph Vásquez

Llegó a la mesa por hiperactivo

Para el joven Joseph Vásquez es como si fue ayer que la psicóloga de la escuela le diagnosticó hiperactividad y el mensaje a su madre fue directo: búsquele un deporte para practicar.

Hoy con 14 años, Vásquez recuerda como primero intentó incursionar en el fútbol, vóley y tenis, pero en todos recibió el mismo impedimento, su estatura.

“Cuando llegué al tenis de mesa no me dijeron nada por mi estatura y empecé a entrenar. Mi profesor se dio cuenta que tenía potencial y Norman Carrillo pasó a ser mi profesor”, detalló.

Derribada barrera de la estatura, Vásquez empezó a crecer en el deporte. Su temple marca las principales características en su juego: buenas respuestas y la forma en la que pelea contra las adversidades.

“Mi mamá y mi papá me han aconsejado, y que tirando las cosas no soluciono nada. Por eso, en la mesa, pensando, solucionó las cosas”, agregó.

Defendiendo a Ecuador ha pisado Paraguay, Colombia, Chile y República Dominicana. Aunque su sueño es llegar al nivel de sus ídolos en el deporte, como Alberto Miño, deja un mensaje positivo a la par de su carrera. “No dejaré los estudios a un lado. Quiero estudiar Jurisprudencia y sé que puedo hacer ambas cosas”, cerró.