Actualidad

Ya tenemos retrato

Tras tanto suspenso, la foto electoral está completa. Las cuatro grandes opciones, dos de derecha y dos de izquierda, confirmaron los nombres de sus líderes.

Jorge Glas, candidato a Vicepresidente.

Tras tanto suspenso, la foto electoral está completa. Las cuatro grandes opciones, dos de derecha y dos de izquierda, confirmaron los nombres de sus líderes. Aquí se exponen en el orden de aparición en las encuestas.

Lenín Moreno regresó al Ecuador solo para su coronación como el encargado de continuar con el proyecto de PAIS. Sus números de arranque lo sitúan por sobre los 30 puntos y debajo de la frontera de los 40, necesarios para una victoria en primera vuelta.

Le sigue como primera opción de oposición el líder de CREO, Guillermo Lasso. Una campaña continua desde su pasada derrota electoral lo mantiene inamovible en el apoyo recibido, por sobre los 20 puntos, una cifra que su equipo considera suficiente para hacerse camino hacia la segunda vuelta.

En el tercer escalón, Cynthia Viteri, por La Unidad. Tiene la tarea de crecer primero en su tendencia, que comparte con Lasso, para buscar un cupo al balotaje.

Por último, Paco Moncayo, del Acuerdo Nacional por el Cambio. Su imagen de conciliador, su perfil de izquierda, su condición de héroe de guerra y el respaldo de la Izquierda Democrática lo convierten en una carta cuya relevancia está por medirse.

Todo queda listo para la convocatoria a elecciones en 15 días.

1. PAIS define a su binomio, pero advierte a los candidatos

De no ser por el aguacero, nada habría alterado el guion. Alianza PAIS (AP) ratificó ayer lo que se escuchaba desde hace varios meses: el exvicepresidente Lenín Moreno y el actual, Jorge Glas, son el binomio oficialista para 2017.

La confirmación se hizo en la V Convención del movimiento que se desarrolló en el estadio del Aucas, en el sur de Quito. El movimiento en los alrededores del escenario deportivo empezó temprano. Autobuses con militantes llegaron de diferentes puntos del país.

Ya en el interior del estadio, los artistas que ponen música a la Revolución Ciudadana se presentaban en vivo. ‘Más de mil razones’ y ‘Una sola vuelta’ fueron las canciones más coreadas por los presentes.

Como era una mañana de decisiones, lo primero que se hizo fue aprobar el plan del Gobierno. Fander Falconí, miembro de AP, explicó que se proponen 12 revoluciones que fueron consensuadas con la militancia.

El mecanismo de aprobación fue simple: los 20 mil delegados que llegaron al sur de la capital debían levantar una tarjeta de identificación como muestra de aceptación.

Luego tomó la palabra el presidente Rafael Correa. De antemano, se conocía que sería el encargado de anunciar la postulación de Lenín y así sucedió.

Pero el mandatario hizo una revelación. Dijo que en los últimos días ha aparecido una coalición de organizaciones sociales que quieren adueñarse de los candidatos y luego del Gobierno: “Dicen que quieren continuismo pero no con los mismos”, reclamó.

Y vino la advertencia. “Tampoco vamos a permitir que, por supuestas estrategias de campaña, nuestros candidatos se aparten de Alianza PAIS o del Gobierno. Tomen distancia, como dicen algunos que pretenden ser estrategas. Esto no solo sería desleal, sería torpe (...) el binomio será del país, pero sobre todo de Alianza PAIS con los colores verde y azul”.

Por su parte, Moreno trató de bajar las tensiones. Aceptó la candidatura, pero con dos condiciones: “Que sigamos caminando juntos hasta el final y que si aparecen escollos o distanciamientos se los resuelva con un abrazo”.

Su discurso fue prácticamente el mismo del martes, cuando arribó al país. Alabó la gestión de Correa y mezcló su intervención con pasajes y anécdotas de su vida.

Resaltó su trabajo como enviado especial en temas de discapacidad de las Naciones Unidas, pero no respondió a las críticas de sus detractores sobre el costo que significó su estadía en Ginebra.

Moreno fue el encargado de pedir a Glas que le acompañe en la carrera hacia Carondelet. Cuando el vicepresidente inició su intervención los partidarios ya habían empezado a abandonar el lugar.

Luego vino la lluvia, que aceleró el desalojo del estadio. Muy pocos quedaron para alzar sus identificaciones y aprobar al binomio presidencial. CRR

DATO

13. 00 Comités de la Revolución Ciudadana estuvieron representados en la convención de este sábado, según dirigentes de AP.

2. Un Guillermo Lasso consolidado

No ha sido confirmado, pero nunca ha estado en duda. Su candidatura es un hecho desde que, al día siguiente de perder las generales de 2013, se declarara líder de la oposición. Desde entonces, Guillermo Lasso ha volcado su mirada hacia el partido y la calle, dos condiciones recurrentes en una campaña a cuentagotas.

Sus números de arranque se sitúan por sobre los 20 puntos, con variación según la firma encuestadora, pero mantiene la condición de primera opción opositora. Su respaldo, pese a la aparición de otras opciones en la tendencia, mantiene el promedio. Lo que amerita una sola lectura: se ha consolidado.

La gran pregunta entonces es si eso basta. Y sobre todo: ¿es lo suficientemente fuerte como para derrotar a Moreno en un eventual balotaje?

La respuesta ha propiciado un cierre de filas individuales alrededor de Lasso con la plataforma Compromiso Ecuador, pero también una reacción de electores locales fuertes denominada La Unidad.

La capacidad de Lasso para mantenerse en el segundo espacio de las probabilidades es, según su equipo y los analistas independientes, el principal activo de su campaña. En un país donde el voto indeciso sobrepasa el 50 %, la elección se anuncia como la decisión del voto útil.

De momento, el precandidato Lasso, que podría ser confirmado en los próximos 15 días, mantiene como bandera el empleo y como incógnita su binomio: un joven empresario quiteño.

3. Viteri, la suma de las fuerzas

La candidatura de Cynthia Viteri lleva tres meses con las máquinas a medio prender: presentada pero no oficializada, la candidata ha terminado por ganar la contienda interna esta semana.

El respaldo a su alrededor, en términos nacionales, ha quedado reducido a Avanza, Concertación y su propia fuerza, el Partido Social Cristiano, a los que se suman media docena de fuerzas provinciales. Esto, luego del evidente distanciamiento con SUMA y Podemos.

Su campaña, con el tercer lugar de las preferencias iniciales, arrancará este miércoles cuando busque masificar su mensaje con el grupo prioritario de atracción política: las mujeres.

Su condición, donde las encuestas le auguran mayor relevancia, no es suficiente aún para llevarla a una segunda vuelta.

Los números internos de La Unidad la dejan a solo 3 puntos de diferencia con Lasso, su competencia inmediatamente superior; los números de este, bastante más lejos: 12 puntos.

Las banderas de campaña entonces apuntarán a definirse como una opositora temprana, con respaldo político, capacidad administrativa política probada y su condición de mujer.

Su equipo espera llegar al inicio oficial de campaña, en enero, con condiciones de igualdad en relación a Lasso. Y fijar entonces la mirada en Moreno.

4. Moncayo, el candidato de las izquierdas

Las banderas de colores rojo, naranja, blanco y azul se mezclaron en la Plaza Belmonte, de Quito. En la tarima estaba el general y exalcalde de la capital Paco Moncayo.

Ayer él fue proclamado candidato a la presidencia por el Acuerdo Nacional por el Cambio (ANC), que es una coalición de las organizaciones de izquierda Pachakutik, Socialismo, Izquierda Democrática, Unidad Popular, Democracia Sí, entre otras.

Moncayo, el héroe del Cenepa, aceptó el reto en medio de los gritos de los asistentes: “Paco es democracia” y “Fuera Correa, fuera”.

“Nuestra candidatura no es personal ni caudillista. Estamos unidos por un mismo espíritu y esperanza”, dijo Moncayo. Las izquierdas, además, aprobaron una resolución de seis puntos. Uno de ellos es impulsar las listas conjuntas de legisladores provinciales, entre otros.

En la cita también intervinieron los ocho líderes de los movimientos del ANC.

Lourdes Tibán, de Pachakutik, dijo que el ANC nació en el parque de El Arbolito y en las marchas de 2014 y 2015. “El primer decreto será devolver la vida jurídica a la UNE y que los jóvenes elijan su universidad”, advirtió. CMP

Al país nunca le faltan aspirantes. En la carrera por Carondelet, con porcentajes menores y de un dígito, se han anunciado fuerzas nacientes y rostros nuevos.

Paul Olsen, representante de Centro Democrático, el movimiento de Jimmy Jairala que pugnará por primera vez en las generales nacionales y toma la bandera de lo rural. Dalo Bucaram, heredero de la tradición popular del PRE, ha reacondicionado la política a FE, un movimiento por estrenar. Washington Pesántez, ex fiscal general de la era Correa, que terminó por levantar Unión Ecuatoriana. Iván Espinel, ex director provincial del IESS en la era Correa, también optó por formar un movimiento, Fuerza Compromiso Social. Y, por supuesto, es de esperar la ratificación de Álvaro Noboa frente a Adelante Ecuatoriano Adelante; y la de Lucio Gutiérrez de Sociedad Patriótica. Todos buscan la presidencia.