Renunciara

  Actualidad

Renunciara

La recuerdo como una de las mujeres adheridas a la voz de Correa. Capaz de acomodar su discurso a cualquier circunstancia de izquierda. De modales básicos, poca sobriedad e hija de uno de los gobernadores de mi provincia que no brilló por su eficiencia.

También la recuerdo cuando hizo circular un audio de una conversación privada de Martha Roldós, violando desde su curul legislativa todas las garantías constitucionales de los ciudadanos y a quien también amenazó en presentar ante la Fiscalía una denuncia por atentar contra la seguridad del Estado.

Estuvo apasionadamente a favor de la Ley de Comunicación que le brindó al correísmo unos seudotribunales a sus pies, con poder para intentar callar denuncias de corrupción. Defendió a Chávez, Maduro y Ortega con ese fanatismo de libreto.

Luego cambiaron las cosas. Se presentó la oportunidad de ser vicepresidenta de Ecuador y empezó a virar el timón de su retórica; ya Correa iba dejando de ser el líder de su revolución y finalmente pactó con el morenismo concretando el acuerdo que fuera aprobado por la Asamblea con su nombramiento. Luego, su padre y varios de sus familiares, empezaron a tener cargos públicos.

Hagamos una pausa en este texto para preguntarnos si el relato de estos hechos protagonizados por Alejandra Vicuña constituyen un ejemplo de autenticidad de una política fiel a los derechos humanos y a la transparencia. ¿Qué opina usted?

Pero esto no termina aquí, pues se ha hecho pública una evidencia: la transferencia de dinero de la cuenta bancaria de un exempleado de ella hacia una cuenta bancaria de la vicepresidenta, acompañada por una declaración juramentada que asegura le realizaba esos pagos como diezmo por ostentar cargos públicos.

Ella no lo niega, solo ataca a la periodista que realizó el trabajo de investigación y acusa a su denunciante de haberla acusado por no haberle concedido las cuotas de los cargos públicos que este solicitaba.

Con estos antecedentes, desde la ética y transparencia, ¿cree usted que la vicepresidenta Vicuña debe renunciar a su cargo?