Actualidad

Reivindicacion azul que frena a Macara

11 fechas tardó Brayan Angulo para volver a marcar un doblete. El último lo consiguió en agosto pasado, en el triunfo 3-0 ante Guayaquil City.

Efectividad. Brayan ‘El Cuco’ Angulo volvió a ser clave en la victoria millonaria luego de anotar un doblete para vencer 3-1 a Macará.

Emelec detuvo el ascenso de Macará en la tabla de posiciones con un segundo tiempo de autoridad y concretó una victoria 3-1 luego de cuatro jornadas sin triunfar. Brayan Angulo y el debutante Byron Palacios le devolvieron la alegría a un equipo que se mantiene en pelea por la punta del campeonato.

Presionados por la necesidad de reivindicarse y amparados en un fortín que les favoreció en todo el año, Emelec inició el cotejo con una presión y claridad que por momentos quedaba aislada. El protagonismo local era evidente, pero los titubeos en el medio campo azul le daban esperanzas a Macará, equipo que apeló todo el tiempo al contragolpe.

El duelo se desarrollaba en la zona media, donde Emelec intentaba crear juego desde los pies de Joel López Pissano, argentino que siempre tuvo a un rival encima que le dificultaba a cada salida.

A pesar de la superioridad eléctrica, la efectividad en el último toque les impedía inclinar el marcador a su favor. Ni los despegues explosivos de Joao Rojas, ni los intentos desde los cobros de esquina. Tampoco pudo su goleador, Brayan Angulo, quien tuvo la más clara del primer tiempo, cuando recibió un pivoteo en el área que contuvo Javier Burrai con su pecho. Macará se encerraba en su área.

El complemento sería distinto y, esta vez, favorecería a los de Soso, técnico que siempre se mostró autocrítico con los segundos tiempos ejecutados por sus jugadores.

Pissano intensificó su autoridad para crear y Rojas mostró mayor decisión al momento de encarar. Tanto así, que el extremo izquierdo avisó a los 47’, cuando su remate de zurda se estrelló en el poste de Burrai.

López, con mayor libertad que en la primera parte, filtró una asistencia precisa para dejar solo al Cuco, quien esta vez no perdonó ante la salida del golero ambateño para concretar la primera del cotejo.

De inmediato, dos minutos después, los locales tuvieron una nueva oportunidad, pero desde los doce pasos. Sin embargo, Burrai le atajó el cobro al recién ingresado, Hólger Matamoros.

Macará parecía dormido y le permitió a la Chicharra remediar su error. El ‘10’ azul se avivó e hizo un cobro rápido para habilitar a Angulo, quien volvió a definir por encima del golero para el 2-0.

Los celestes parecían resignados, pero Pablo Burzio intentó despertarlos con un gol que poco sirvió al final, porque las llegadas del Bombillo fueron incontenibles. Y quedaba un grito más, en el tiempo añadido, cuando Byron Palacios, jugador de las reservas, arrancó apilando rivales para definir como un experimentado, para sentenciar la victoria azul luego de cuatro jornadas para el olvido.