Actualidad

A recuperar la politica

La educación política no ha sido una característica en la experiencia partidaria ecuatoriana de los últimos tiempos. En los partidos políticos que aún existen, la dinámica se ha reducido solo a una actividad previa a cualquier proceso eleccionario, a una consulta o a un referéndum. Cuando la ciudadanía se apresta a intervenir en cualquiera de esas oportunidades, los políticos se hacen presentes con su mejor sonrisa, se desplazan por el territorio nacional, visitan las barriadas, reparten camisetas y banderas, y acuden con sus equipos de propaganda para que los medios difundan el acontecimiento y la gente crea que son populares. Esta “masificación” de la política fue la herencia dejada por el populismo, en sus diversas manifestaciones y tendencias, y ha sido el sesgo que ha logrado llegar y hasta posicionarse en algunos núcleos partidarios que en su momento intentaron diferenciarse mediante el ejercicio de una práctica de capacitación, el estudio de los principios de la tendencia que profesaban y el conocimiento de aportes e investigaciones de muchos pensadores y “cuadros” políticos. El ejercicio de esa actividad intelectual tuvo, sin duda, una muy rica experiencia en los colectivos de la izquierda nacional, en varios de los desprendimientos del liberalismo y en aquellas tiendas que lograron repercusión gracias al apoyo global de matrices políticas internacionales. El Partido Comunista del Ecuador tuvo escuelas de cuadros y brillaron en su desarrollo figuras de gran importancia, como también ocurrió con el Partido Socialista. En ellos se llevaron adelante ejercicios de interpretación de la realidad nacional e internacional a partir de fuentes primarias del pensamiento político. En el centroizquierda, de igual manera, esta tarea le correspondió a la Izquierda Democrática y al Partido Radical Demócrata, y en el centroderecha el ejemplo más significativo de esa forma de hacer política se dio en la Democracia Popular.

La historia política, nuestra historia, debe recuperarse con esos ejemplos.