El rector lanza un SOS por la Casona

  Actualidad

El rector lanza un SOS por la Casona

1.000 estudiantes mensuales se graduaban en el paraninfo de la Casona Universitaria.

La restauración de la Casona Universitaria busca dinamizar el primer edificio de la primera universidad de la ciudad. La última rehabilitación fue hace 21 años.

El abandono y el estado de deterioro en que se encuentra la Casona Universitaria, hasta hace pocos años un espacio académico y cultural de la ciudad, ha llevado a las autoridades de la Universidad de Guayaquil a solicitar el apoyo del Municipio porteño para intervenirla y efectuar un proceso de rehabilitación.

Así lo informó Roberto Passailaigue, presidente de la Comisión de Intervención y Fortalecimiento Institucional (CIFI) y rector de la alma mater, luego de un recorrido que efectuó ayer por el edificio declarado Patrimonio Cultural de la Nación el 26 de febrero de 1988, ubicado entre las calles Chiriboga, Chimborazo y Manuel Luzarraga, centro de la ciudad.

El edificio, construido entre 1895 y 1898 y reconstruido en 1905 tras un incendio, presenta agujeros, fisuras, postes de hierro flojos, manchas y deterioro en las paredes, las cuales están cediendo por la falta de mantenimiento.

Desde el terremoto del 16 de abril del 2016, se ha limitado el acceso a estudiantes y ciudadanía en general a las actividades que se realizan a través del instituto de música, coro de la universidad, centro ruso y biblioteca; mientras que el museo y tres salones (Amarillo, Azul y el Paraninfo) están cerrados. En estos se realizaban conferencias, sesiones solemnes y actividades culturales.

“El museo Huerta Rendón está embalado en cajas de cartón y eso es un atentado contra la historia del Ecuador y un crimen contra la cultura del pueblo”, dijo el rector de la universidad, tras resaltar también que el Paraninfo necesita reparaciones estructurales.

Passailaigue dice desconocer el costo de la restauración de esta infraestructura; pero añade que se está realizando un estudio para conocer los valores que se deberán destinar. “No creo que se necesiten millones para eso, sino cifras manejables”, consideró.

En una reunión que mantuvo con el alcalde Jaime Nebot, le solicitó apoyo para la restauración de la Casona Universitaria, así como del edificio donde funciona el Instituto de Ciencias y Diplomacia, ubicado en Chimborazo y Portete.

Nebot, según dijo, comprometió su respaldo en la ejecución de estas obras para recuperar los edificios considerados históricos de la ciudad.

La autoridad universitaria solicitó ejecutar la firma del convenio específico, en el marco de las actividades conmemorativas por los 151 años de la Universidad de Guayaquil.

Mientras, en los próximos días se firmará el acuerdo para la construcción del proyecto Delta, en el perímetro de la ciudadela Salvador Allende, que será ejecutado por el Cabildo.

120 contratos no renovados

Cerca de 120 contratos ocasionales de personal administrativo no han sido renovados por la actual administración de la Universidad de Guayaquil. A ello se suman los 70 contratos terminados en forma unilateral de empleados cuyas tareas no estaban justificadas.

La información fue revelada por el rector de la Universidad, Roberto Passailaigue, quien desmintió que existan despidos intempestivos en la alma mater. Reiteró que con esta redistribución se pagará a otros que cumplen tareas determinadas.