El rector de la Estatal analiza pedido de destitucion de cargo

  Actualidad

El rector de la Estatal analiza pedido de destitucion de cargo

La notificación de la Contraloría General se basa en supuestas irregularidades en la emisión de 28 títulos. Hay grupos a favor y en contra del pedido.

Apoyo. Alumnos y docentes gritaban consignas a favor del rector.

Lo que era un rumor en horas de la mañana, lo confirmó a EXPRESO el mismo aludido. Galo Salcedo, rector de la Universidad de Guayaquil, dijo que ha recibido de la Contraloría General del Estado la notificación del pedido de destitución de su cargo, cuya causal se basa en el análisis realizado a la emisión de 28 títulos fraudulentos en la facultad de Jurisprudencia, entre el 1 de enero de 2015 y el 31 de diciembre de 2017.

Salcedo hizo este anuncio en una oficina provisional en la antigua Casona Universitaria (centro de la ciudad) y no en su despacho oficial, en la ciudadela Salvador Allende (norte) que mantiene desde octubre del 2016, cuando fue designado titular de la universidad más grande del país.

La Contraloría señala en el documento que el rector no planificó, no supervisó y no controló la creación de la unidad para titular a los estudiantes. Además, manifiesta que tiene caminos legales y administrativos en las apelaciones correspondientes. Uno de ellos es el recurso de revisión para presentar pruebas de descargo en el plazo de 60 días.

Salcedo indicó que hasta el momento no ha decidido qué camino jurídico tomará. No obstante, en lo administrativo aseguró que sigue siendo el rector del alma mater y que el único ente que puede destituirlo es el Consejo Universitario, al cual la Contraloría, también, deberá hacer llegar dicha notificación para que la analice en una próxima sesión.

En tanto, la comunidad universitaria está dividida en dos grupos: uno que defiende el trabajo del rector y otro que pide su salida por supuestas responsabilidades en esos actos.

Esta división se palpó ayer cuando dirigentes de profesores, estudiantes, trabajadores y exgraduados se apostaron en la sala del Consejo Universitario, para pedir a la Contraloría la revisión de las pruebas que la Estatal presentó oportunamente.

Los allegados al rector llegaron con megáfonos para gritar a su favor. También llevaron pancartas con frases en contra de Camilo Morán, uno de los maestros del Bloque Democrático, opositor a las autoridades.

Andrés Santos, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUE), indicó que existen supuestos intereses políticos para promover la destitución de las autoridades. “Pero el rector tiene derecho al recurso de revisión para presentar los descargos”.

Paralelamente, en la plazoleta universitaria, el grupo de opositores al cual pertenece Morán pidió que los actuales funcionarios universitarias den “un paso al costado para evitar el desprestigio de la universidad que tiene 150 años de vida institucional”. Asimismo exigieron la intervención del Consejo de Educación Superior (CES) para que investigue las supuestas irregularidades encontradas por la Contraloría a la administración actual.

Salcedo informó que se mantendrá alejado de estos enfrentamientos para evitar violencia dentro de la institución.

En la Contraloría

Otras auditorías en curso

La Contraloría General sigue su curso en los exámenes que están relacionados con incrementos de remuneraciones y viáticos, que no fueron justificados con documentación por el área de Talento Humano de la Universidad de Guayaquil. Esto sumaría un perjuicio de más de 8 millones de dólares.

Otros exámenes especiales apuntan a construcciones dentro de la universidad. De 19 obras, cuatro han sido analizadas y tienen observaciones por irregularidades, entre ellas la remodelación de la plazoleta central, que habría tenido un sobreprecio 300.000 dólares.

Salcedo indica que él presentó las pruebas de descargo sobre supuestas responsabilidades civiles predeterminadas por Contraloría, concernientes a su administración.

Ahora, el órgano de control deberá procesar la información y resolver lo que en derecho corresponde, en un término de 60 días.