El radar de Montecristi pone el ojo en Manabí y Santa Elena

  Actualidad

El radar de Montecristi pone el ojo en Manabí y Santa Elena

Empezó a funcionar el miércoles en el cerro de Montecristi. Los trabajos de instalación tomaron alrededor de cinco meses

RADAR
Vigilancia. Cerca del radar instalado por la FAE se encuentran varios contenedores y militares vigilando.Gustavo Guamán

Desde la madrugada del miércoles el espacio aéreo de Manabí y el norte de la provincia de Santa Elena está vigilado por un radar español instalado en el cerro de Montecristi en Manabí.

Monitoreará las 24 horas del día, los siete días de la semana y los 365 días del año el tránsito de aeronaves. Alcanza a cubrir aproximadamente 220 millas de distancia.

La colocación del aparato no fue fácil. Comuneros de la zona se declararon en vigilia en oposición al trabajo que realizaban los militares de la Fuerza Aérea en el sector.

Fueron desalojados del sector de Toalla Grande, en Montecristi. De su protesta aún queda un pedazo de tela colgado en una vivienda junto a la capilla del sector. “El cerro no se vende, el cerro se defiende”, dice el mensaje.

El presidente Guillermo Lasso debió declarar ese espacio, así como el cerro San Isidro, como Área reservada militar de Defensa, para concretar la instalación del radar. La inversión es de aproximadamente seis millones de dólares.

El cerro Montecristi, por su ubicación, es un sitio estratégico para la vigilancia de los tráficos aéreos no identificados que podrían ingresar a buscar droga. En lo que va del año la FAE ha interceptado al menos cuatro aeronaves ilegales. Ninguna en Manabí precisamente por la inexistencia de un sistema de monitoreo de avionetas, según señaló el comandante de la FAE, Geovanny Espinel.

IMG-20211027-WA0073

El presidente Lasso insiste en llamar al diálogo durante la ceremonia de la FAE

Leer más

Desde Montecristi hasta el sitio donde se ubicó el aparato que existen al menos tres kilómetros. Para llegar hay que subir un camino de tierra abierto por maquinaria militar.

En la cima hay un campamento. Todavía no tiene nombre, pero los uniformados le han bautizado como campamento ‘Radar’. Ayer, cuando faltaba una media hora para el mediodía la bandera del Ecuador se elevó por primera vez junto al radar.

El general Espinel recordó el proceso para la colocación del aparato. Los militares tuvieron que rediseñar el sistema defensa aérea para poder cumplir con la necesidad de contar con control aéreo en la zona.

Explica que formaron un equipo técnico, financiero y jurídico para impulsar el proyecto. Buscaron el lugar específico en Manabí. Lo hicieron con un software técnico que les dio la ubicación. Dijo que se exploró el cerro para ver las condiciones del suelo y si permitía tener los equipos que son de gran peso y volumen. Hubo que obtener permisos, socializar el proyecto con la comunidad de Montecristi y Manabí para que la gente vea que la iniciativa era importante para reducir la inseguridad.

Hasta el 6 de octubre se registraron 153 muertes violentas en esa provincia que, además, es una de las que tiene un alto número de aprehensiones de droga. En lo que va del año han sido 11,8 toneladas incautadas.

El detalle

Anuncio. El comandante de la FAE anunció el funcionamiento durante la ceremonia de aniversario.