A quienes se les arruino el brindis

  Actualidad

A quienes se les arruino el brindis

El vicepresidente Jorge Glas pasará las fiestas navideñas en la cárcel por el caso Odebrecht. La investigación avanza también para otros líderes de la región

El impacto del caso Lava Jato ha destruido 53.000 empleos de Odebrecht y reducido un tercio sus ventas de $ 40.000 millones (2015)

El caso Odebrecht cada vez apunta más alto. Ecuador mantiene el ignominioso récord de haber llevado a prisión por el caso Odebrecht a la autoridad de mayor rango en el cargo -aunque sin funciones- de América Latina. Pero la sombra de la corrupción se ha ido estirando en los últimos días, alcanzando ahora al actual presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski. En el país vecino, ya están implicados otros dos expresidentes.

Mientras las autoridades judiciales van sumando procesos, acumulando indicios o profundizando en las investigaciones para implicar a la alta jerarquía política de la región que enlodó su gestión con sobornos, favores de contratación y desvíos de recursos públicos, el directivo de la constructora brasileña ha conseguido mejorar la situación de su condena.

A Marcelo Odebrecht el regalo de Navidad le llegó adelantado al confirmar que los 17 años restantes de su condena de 19, los pasará encerrado en su casa, donde disfrutará de más comodidades y lujos que las que puede ofrecer una celda. Al mismo tiempo, al vicepresidente sin funciones Jorge Glas le confirmaron que no tendrá la misma suerte. Esta semana, la Corte Nacional le ha negado el beneficio de la suspensión condicional de la pena y pasará las fiestas en prisión. Eso sí, con decimotercer sueldo garantizado. Ya solo le queda el recurso de los tribunales internacionales.

También ha sido una semana crucial en los países vecinos. El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, se ahorró finalmente la factura política después de que se revelara que se había beneficiado, como accionista, de los contratos que tenía su empresa con Odebrecht y de los que no tenía conocimiento. Finalmente, el Congreso peruano le salvó de la destitución y Kuczynski anunció para 2018 un año de cambio en la forma de hacer política.

Además de los altos mandatarios, la trama de corrupción auspiciada por la constructora ha implicado a decenas de mandos medios, funcionarios y empresas privadas de al menos 12 países de América Latina en un año de revelaciones desde que se destapó internacionalmente en diciembre de 2016.

Autoridades implicadas en el caso Odebrecht en América Latina

Por su participación en la trama de Odebrecht ha recibido una condena de prisión de seis años, cuya suspensión condicional ha sido rechazada. Además, deberá pagar al Estado $ 7 millones en resarcimiento por el perjuicio causado. Del juicio por asociación ilícita se derivarán otros por lavado de activos o testaferrismo, propuso la Corte.

El directivo es el principal señalado por la trama de Odebrecht y es quien llegó a un acuerdo con las autoridades de EE. UU., Suiza y Brasil para su procesamiento a cambio de cooperación. Su condena individual es de 19 años de prisión, de los que ha cumplido ya dos. Los restantes los pasará en arresto domiciliario.

Las confesiones de Odebrecht han comprometido al presidente Temer y a sus antecesores Dilma Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva y Fernando Collor de Mello y a las cúpulas de las fuerzas políticas.

La líder de Fuerza Popular y candidata a presidenta de Perú en 2011 y 2016, es investigada por Fiscalía, junto a su partido, por lavado de activos y haber recibido financiación de Odebrecht.

Está prófugo de la Justicia peruana, que ofrece una recompensa de $ 30.000 por información que lleve a su detención, tras ser acusado de haber recibido sobornos por 20 millones de dólares.

Esta semana se salvó de la destitución por el Congreso tras haberse revelado que se benefició de los contratos que mantuvo con Odebrecht, una empresa en la que es accionista.

La exfiscal de Venezuela, Luisa Ortega, aseguró haber accedido a evidencias que demostraban la implicación de Maduro en la trama de Odebrecht, pero la investigación estaba siendo frenada.

Como con Maduro, la fiscal Ortega implicó a Cabello en la trama de Odebrecht y aseguró que recibió 100 millones. Después Odebrecht aseguró que sí pagó a Cabello pero no tal cantidad.

Reconoció que recibió fondos de Odebrecht para su campaña como vicepresidente en 2009. Pero niega que fueran sobornos, sino donaciones declaradas al Tribunal Electoral de Panamá.

La constructora brasileña, a través de su gerente en Colombia, aseguró que aportó un millón de dólares para apoyar la campaña electoral del presidente actual, Juan Manuel Santos.

Es investigado por haber recibido 10 millones de dólares de Odebrecht como soborno, en marzo de 2012, cuando participaba y era un cargo influyente en la campaña electoral de Peña Nieto.

Llevan seis meses en prisión preventiva, de los 18 que les impusieron mientras se sustancia el proceso por, presuntamente, haber recibido pagos para su campaña electoral de Odebrecht en 2006 y 2011. Según ha anunciado el presidente Pedro Pablo Kuczynski, se les permitirá mantener una reunión con sus hijos y otros familiares directos en prisión para celebrar la Navidad en familia.