El pulmon esta enfermo

  Actualidad

El pulmon esta enfermo

La selva amazónica es la más grande del mundo. Con sus seis millones de kilómetros cuadrados que albergan la cuarta parte de las especies del planeta, permite el equilibrio del CO2 y el oxígeno del planeta. O al menos así lo era. Hoy, los miles de incendios que la afectan la están destruyendo. Y la principal causa es la deforestación.

En el último siglo más del 20 % de su superficie ha desaparecido. En países como Brasil, por ejemplo, se estableció que en julio de 2019 la tasa de deforestación media se había incrementado en cuatro veces con relación al mismo mes del año 2018. Y la situación de Ecuador no es muy diferente, donde la tala indiscriminada continúa y la megaminería se asienta en grandes extensiones de selva amazónica.

Entre las principales causas de la deforestación están la agricultura y la ganadería, la construcción de hidroeléctricas y de carreteras, la industria minera y los incendios forestales, la gran mayoría provocados.

Además del daño a la naturaleza, los incendios pueden acabar con la vida de los millones de personas que la habitan, un verdadero genocidio. Y existen responsables, entre ellos Jair Bolsonaro.

Aunque el presidente de Brasil trate de echarle la culpa de los incendios a las ONG e incluso a “los marcianos”, lo cierto es que durante su administración la deforestación se ha incrementado significativamente, alentada por sus propias políticas.

El Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945 definió como “crímenes contra la humanidad”, entre otros, al asesinato y exterminio de la población civil. Al año siguiente, definió al genocidio como "una negación del derecho de existencia a grupos humanos enteros”. Así también, el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional incluye entre los crímenes de lesa humanidad al exterminio de una población civil.

La situación es crítica e irreversible. Además de los llamados mundiales que claman por salvar el pulmón de la tierra, se debe actuar llamando a las cosas como son: Bolsonaro es responsable de un crimen de lesa humanidad y como tal debe ser juzgado.