Quien protege y defiende a los ninos

  Actualidad

Quien protege y defiende a los ninos

Los hechos y eventos denunciados por padres de familia dan cuenta de casos no solo abominables sino que evidencian mucho más que problemas de “conductas inapropiadas de profesores”. Quienes crean eso se equivocan. Lo que esos representantes han mostrado es grave y peligroso.

Esto dice que estamos ante niños humillados, ofendidos y abusados sexualmente por negligencia culposa de autoridades.

Los hechos crudos y verdades que han salido a la luz por la lucha de los padres, muestran todo un sistema creado y represado por un “código de ética” (?) expedido por el ministerio de Educación. Este reglamento dio lugar a políticas y prácticas sociales hechas al calor de la forma de gobernar del anterior gobierno.

Llama la atención que los líderes sociales y políticos del país hayan realizado masivas e importantes marchas por la tolerancia sexual de minorías, de problemas religiosos, de violencia contra la mujer, etc. Sin embargo no se ha efectuado en el país algún masivo acto de protestas por este conjunto de hechos repudiables que vienen aconteciendo hace algunos años sobre niños y adolescentes en escuelas y colegios.

Incluso una ex alta autoridad educativa del anterior gobierno y hoy miembro de la Asamblea nacional, a quien la investigación señala como “responsable culposo”, por haber silenciado y no atendido con oportunidad, responsabilidad y eficiencia esos hechos, fue “salvado” por una unidad de cuerpo de un grupo político en la Asamblea. Todas las evidencias apuntaban a que tal personaje sea censurado. Sin embargo las maniobras políticas pudieron más.

Por eso la ciudadanía al contemplar esto y los padres de familia, que ya están armados de valor, se preguntan y le preguntan al Estado, a los funcionarios y a las autoridades: “¿Quién protege y defiende a los niños” en las escuelas y colegios, ante situaciones como las que se han denunciado y conocido en los últimos días?

Es hora que el compromiso de defensa de los niños vaya más allá de las palabras.

La sociedad no requiere que solo se diga que se respetan los derechos de los niños. La ciudadanía demanda firmeza en la protección y defensa de ellos en las escuelas. Además quiere ver en las calles a todas las fuerzas reactivas protestando por esta situación y llamando a poner un ¡alto definitivo! a estos hechos repudiables.