El proceso no se negocia en Emelec

  Actualidad

El proceso no se negocia en Emelec

Aunque la presencia de Alfredo Arias es rechazada por una parte de la afición azul, la dirigencia se mantiene fiel a su política.

Emelec en el estadio Olímpico Atahualpa.

Las críticas hacia Alfredo Arias se multiplican en diversos medios. Los mayores reproches que se le hacen al entrenador de Emelec se centran en que no ha podido ganar ninguna de las tres etapas que disputó, incluida la recta final de la primera fase de 2016. La censura hacia el uruguayo no hace mella en la dirigencia del Bombillo, que mantiene su “respaldo al proyecto”.

“Sacrificar al director técnico no resuelve nada. Esa es la más fácil. Los cobardes no intentan resolverlo, al más débil lo tiran del barco al agua para salvarse ellos. Yo no soy así. El contrato de Arias es hasta diciembre de 2018 y mientras yo esté frente a la institución, él va a continuar”, le dijo ayer a Diario EXPRESO Nassib Neme, presidente de Emelec.

La situación no es nueva en el Bombillo. Desde 2009, cuando Neme volvió a la dirigencia, muchos estrategas han sido cuestionados, sin embargo la mayoría rindió frutos, respetando los procesos.

De los nueve técnicos que pasaron por la banca de Emelec en este período, la mayoría tuvo una estabilidad mínima de una temporada, excepto Juan Ramón Silva, Juan Ramón Carrasco y Marcelo Fleitas. El primero fue interino, con el segundo había un acuerdo hasta junio de 2012; la situación del tercero era insostenible.

En otros casos, como los de Jorge Sampaoli, Omar Asad y Gustavo Quinteros, la relación contractual terminó porque les surgieron otras propuestas.

La actualidad de Arias no es nada alentadora. Rematar tercero el primer semestre del torneo doméstico y estar al borde de la eliminación en la Copa Libertadores colma la paciencia de muchos seguidores azules, quienes exigen su salida.

La cuota foránea no luce, el técnico no estabiliza una alineación titular y el equipo se cayó en el tramo final de la etapa, cediendo puntos ante rivales que terminaron en la parte baja de la tabla de posiciones.

La posición dirigencial es inclaudicable, apostando a una pronta recuperación.

“Arias está firme al frente de Emelec. Estamos convencidos de su trabajo y le hemos ratificado nuestra confianza. No hay ninguna posibilidad de romper el proceso con él iniciado. Confiamos en el plantel de Emelec y en su cuerpo técnico, que ha sido pieza fundamental en su reestructuración. Hay la suficiente capacidad para ganar la segunda etapa y obtener el campeonato, en eso estamos enfocados todos, desde el cuerpo técnico, jugadores, médicos, utileros y comisión directiva. A Emelec no lo den por descartado nunca”, acotó el presidente.

En 2012, luego de caer 5-0 ante Barcelona, Gustavo Quinteros presentó su renuncia. La dirigencia lo ratificó y un año después comenzaron a llegar los resultados, en forma de un título que sustentó el histórico tricampeonato. En el fútbol uno más uno no siempre es dos y solo el tiempo dirá si Neme tuvo la razón.