Primer ano del gobierno Moreno

  Actualidad

Primer ano del gobierno Moreno

El primer año del presidente Moreno está plagado de sorpresas, broncas políticas internas, insultos corrosivos del caudillo, redireccionamiento paulatino e improvisado del plan de campaña, cambios y deserciones en el gabinete, denuncias frecuentes del mandatario contra el anterior régimen, lucha fratricida por el control del partido gobernante, enjuiciamiento y sentencia condenatoria al vicepresidente reelecto, fuga y proceso penal por concusión al contralor del Estado, convocatoria y triunfo de la consulta-referéndum para evitar la reelección indefinida y la destitución de miembros del Cpccs, entre otros eventos políticos y decisiones institucionales importantes. Por lo corto del espacio nos concentraremos en los más destacables de ese año a nuestro criterio: la sublevación contra la hegemonía del caudillo y el arreglo de cuentas al interior de AP; y las críticas a la RC y la situación real del país tras una década de nacional-populismo.

Primero, desde la transmisión del mando se percibió la tensión existente entre los presidentes entrante y saliente. El caudillo por su excesivo y conflictivo desempeño público y controvertida personalidad monopolizadora había logrado, sin quererlo, construir una figura para la sucesión, que se convirtió en el “alter ego” deseado de ciertos grupos sociales, después de una polémica década de RC. Se agregan los 3 tomos redactados por la Senplades como guión a seguir por el nuevo gobierno, como la continuidad de funcionarios incondicionales en otras instancias estatales. Y se produjo la ruptura y, por ende, el parricidio por el “títere”.

Segundo, los morenistas y los “convidados y arrimados” del nuevo régimen dieron las pautas para las denuncias e investigaciones de negociados petroleros, de obras inconclusas y sobrevaloradas, delatando la inexistente “mesa servida” y la violación del techo constitucional del endeudamiento. Destacándose como bravíos “cruzados” el contralor (E) y el presidente del Cpccs-T. Y tuvo necesidad de concertar acuerdos de gobernabilidad con empresarios e impulsar programas sociales más integrales, como los de su vicepresidencia.