Actualidad

La Policía Nacional, sin tiempo para la preparación física

Un reglamento dispone que los uniformados se ejerciten dos veces a la semana. Sin embargo, es una orden que no se cumple a cabalidad

POLICÍAS
La policía de Servicio Urbano está en mayor contacto con la ciudadanía.Christian Vinueza

En todas las unidades policiales es indispensable la preparación física. Como mínimo, los uniformados deben entrenarse dos veces por semana, con un tiempo igualmente mínimo de 60 minutos por sesión. Los horarios deben ser establecidos por el oficial de operaciones de cada unidad (P-3) y la asistencia del personal policial es de carácter obligatorio.

Se trata de una disposición que está dentro del Reglamento de Educación Física, Deportes y Recreación de la Policía Nacional, expedido en 2006, y que detalla los ejercicios que deben realizar los uniformados, dependiendo de su edad y rango. Una orden que, en la práctica, no se ejecuta a cabalidad. Como objetivo general, la norma busca incentivar a los oficiales, clases, policías y personal civil, la práctica de la actividad física, del deporte y la recreación.

“Es una obligación, pero por el trabajo no se cumple a rajatabla...”, reconoce Néstor, un gendarme que a diario lidia con la delincuencia. Pide ocultar su identidad para evitar repercusiones.

Si bien, su estado físico parece óptimo, asegura que por el trabajo que realiza se le hace “un poco complicado” el entrenamiento que dispone la institución, como parte de su labor, pese a que además debe ser evaluado anualmente.

El coronel Renán Velasco Bucheli, excomandante de la Policía en la provincia de Cañar, explica que la parte física de un policía es elemental, porque si no está preparado técnicamente para someter a una persona, tendrá que hacerlo con el uso del gas “y eso convulsiona el escenario donde se está actuando”.

Policía comunidad

La Policía se une a la comunidad para recuperar el espacio público

Leer más

Según el oficial en servicio pasivo, en los últimos años se cambió el pénsum de la Policía, dando prioridad a la parte académica, particularmente en Derechos Humanos.

Reconoce que en nueve meses no se puede preparar bien a un policía que recién ingresa a la institución. Lo que se complementa con los instructores adecuados, para técnicas policiales como el arresto, que es muy distinto al cacheo. Para él, los instructores que existen son insuficientes, al igual que los espacios que se utilizan para el entrenamiento, en relación a la cantidad de uniformados que hay. Eso acentúa ese vacío y que el gendarme no salga bien preparado. “Yo mismo, cuando salí como oficial, tenía unas falencias que se notaban a leguas. Uno se autopreparaba para no quedar mal, pero la falta viene desde adentro, desde el interior, la falta de capacitación”, dice Velasco.

Como ejemplo, evoca lo ocurrido a Diana Carolina, una embarazada que fue acuchillada en enero de 2019 por su pareja, tras retenerla 90 minutos. Una escena abierta que fue presenciada por decenas de ciudadanos y policías en pleno centro de Ibarra, provincia de Imbabura.

A criterio del oficial, los policías no dispararon por dos razones fundamentales: primero, porque no estaban capacitados. “Él (policía que estaba más cerca del agresor) podía haber disparado por lo menos a los pies, pero si disparaba a los pies de la chica, ¿qué le pasaba al policía?, y ¿si le disparaba al venezolano?”, lo que hubiera derivado en lo segundo, “el tema legal, jurídico: que lastimosamente no hay suficiente respaldo ante una actuación policial por el uso progresivo de la fuerza...”.

"En nueve meses no se puede preparar bien a un policía que recién ingresa a la institución, como corresponde...".Coronel Renán Velasco, excomandante de Cañar
"La Policía Nacional se encarga de proteger a su personal con respecto al uso debido del arma de fuego, que son situaciones solamente de contacto con la delincuencia".Coronel Enrique Felipe Monrroy, jefe del Escuadrón Verde, de Perú

Generalmente, explica, al policía se le inculpa si es responsable o no. “Ahí viene el complemento de las técnicas de arresto y la parte física, con la capacitación y preparación de manejo de armas... Hay muchos elementos disuasorios que no tenemos, que solo se ven en películas”.

motos sambo 3

Un operativo le puso freno a las carreras clandestinas en Samborondón

Leer más

EXPRESO solicitó información a la Dirección de Educación de la Policía Nacional con respecto a la preparación física y técnica que reciben los uniformados, especialmente los de Servicio Urbano, que son los que están permanentemente en la calle. No obstante, hasta el cierre de esta edición y pese a reiteradas insistencias, no se recibió información sobre la petición trasladada en marzo.

Los aspirantes a policías cumplen una formación de 22 meses, con la que obtienen un título de técnicos de seguridad. De esos, 18 meses están diseñados para la formación académica, cuatro para la práctica y uno para cursos tácticos superiores en seguridad ciudadana, según información colgada en la página web de la institución, que cuenta con 11 escuelas de formación, en el país.

Néstor asegura que hay policías que están muy capacitados para enfrentar a la delincuencia; pero hay “otros que quedan debiendo”. El uniformado no se queja de la capacitación que recibe, además de la dotación, que incluye: el uniforme y la pistola Glock -“la mejor”, resalta-, con la que se adjuntan tres cargas de municiones, dependiendo del uso. “No nos quedamos sin provisiones, para nada”, resalta.

La alcaldesa Cynthia Viteri, en una reciente aparición pública.

La Policía confirma que los libadores de la vía pública podrán ser retenidos

Leer más

A pesar de los años de servicio que tiene en la Policía Nacional, el uniformado asevera que desenfunda su pistola solo cuando la situación realmente lo amerita. Y cuando lo hace, es consciente de que deberá sostener en un parte informativo los motivos que lo llevaron a disparar. Él sabe que no puede utilizar su arma de dotación por gusto.

“No voy a ser loco (para utilizar las municiones)... Más allá de que me repongan la bala, tengo que justificar por qué disparé”. En caso de que sea una bala perdida (se le escape), no puede comprarla para reponerla, porque son municiones especiales para la policía y, en teoría, no se consiguen en cualquier lado. Néstor corrobora al coronel Velasco.

La capacitación que recibe se enfoca básicamente en derechos humanos y se actualiza cada año. Pero las prácticas de tiro solo las realiza cada cuatro años. Cree que es insuficiente la parte psicológica. “El adiestramiento policial es parte del quehacer cotidiano. Yo creo que más nos falta en lo psicológico... Salimos a trabajar y, a veces, no sabemos si vamos a regresar a la casa. Nos encontramos con cosas complicadas y regresamos a nuestro hogar con esa carga”.

La parte psicológica también va de la mano con el entrenamiento sobre el uso de arma. Un experto en el área explica que es indispensable que los policías conozcan el manejo de las armas de fuego, como la metralleta MP5, el arma oficial de la Policía. “El problema no es solo saber disparar, sino tener criterio y tener psicología para utilizar un arma de fuego”, señala el perito, quien pidió la reserva de su identidad.

WhatsApp Image 2020-09-14 at 08.25.57

Viteri: "El Municipio pone los recursos, la Policía, la vida"

Leer más

A su juicio, el uso progresivo de la fuerza no es más que “una mentira política, porque cuando usted saca un arma ya usó todo un proceso. Si usted es atacado con un arma ya le dieron autorización como policía para utilizar la suya”.

El caso de Diana Carolina es también un ejemplo emblemático para el experto. En su experiencia, el policía no disparó al agresor “porque tenía dudas sobre si terminaría pegándole a la mujer, porque no estaba entrenado... Realmente, no están en condiciones de utilizar un arma de fuego y, menos, en el centro de una ciudad donde un ladrón saca un arma de fuego y el policía no está preparado para pegar y saber en qué ángulo dispara. No es cuestión de comprar armas, motos o patrulleros. Es cuestión de perfeccionar a la policía, tecnifcarla, entrenarla...”, reclama el perito.

LA CIFRA

50.005 policías aproximadamente había en el país hasta 2019, entre ellos 4.710 oficiales.

EL DATO

La Policía Nacional cuenta con 11 Escuelas de Formación, a nivel nacional, donde los aspirantes cumplen una formación de 22 meses, apenas uno para seguridad ciudadana.

EL DETALLE

La Policía Nacional cuenta con 11 Escuelas de Formación, a nivel nacional, donde los aspirantes cumplen una formación de 22 meses, apenas uno para seguridad ciudadana.

Investigados por mal procedimiento

Un mal procedimiento policial, así lo reconoció el general Víctor Araus, comandante de la Zona 8 de la Policía, a la actuación de un grupo de uniformados durante un operativo contra libadores, ejecutado la madrugada del domingo 3 de septiembre, en un sector céntrico de Guayaquil.

En un video que circuló en redes sociales se observó cómo tres policías le caen a patadas a un hombre en el piso. Uno de ellos, desenfunda su arma de dotación y dispara contra los ocupantes de un vehículo en movimiento, mientras otro le echa gas a otras personas. “Un evidente exceso por parte de los policías, un evidente irrespeto a los derechos de estas personas, eso hay que reconocerlo”, dijo Araus, al analizar también los antecedentes de ese hecho, en el que también asegura que hubo policías heridos. Mediante un comunicado, la institución afirmó que el caso pasó a manos de Asuntos Internos.

Imagen Policias captura
En vídeo, un caso aislado en el que se evidencia abuso policial.ARCHIVO EXPRESO

Perú: el uso de la fuerza solo con delincuencia

El Escuadrón Verde, una división de la Policía Nacional de Perú, es el encargado de lidiar con la seguridad ciudadana del país, relacionada con la comisión de delitos menores en la ciudad de Lima. El entrenamiento físico e intelectual es parte de su trabajo para los procedimientos operativo-policiales que ejecutan en delitos contra el patrimonio ciudadano, explotación sexual, falsificación de documentos, contrabando...

En marzo (antes de la pandemia), el coronel Enrique Felipe Monrroy, jefe del equipo, habló con EXPRESO desde Lima y recalcó que una parte de las labores del grupo es la preparación física permanente. Todos los fines de semana (sábados y domingos) realizan caminatas, trote corto y largo y gimnasia básica sin armas enfocados en poder enfrentar los eventos que se puedan presentar dentro de la seguridad ciudadana. Como los asaltos y la microposesión de drogas, que son los delitos que más se cometen.

En paralelo, añade el oficial, hacen cursos. Son un total de cinco cursos anuales, con un aforo de 50 efectivos, cada uno. A medida que asisten los uniformados, “vamos haciendo una renovación o vamos incorporando nuevos policías a esta división, previa la realización del curso de inteligencia operativa”.

El oficial señala que el escuadrón está dividido en dos grupos: la parte uniformada, que es de contacto ciudadano, y la parte civil, que hace la inteligencia policial. “Es la que se mimetiza dentro de la ciudadanía como un ciudadano más para la identificación de los delitos penales que puedan realizarse dentro del casco urbano de la capital”, detalla.

Al igual que la Policía de Ecuador, su par peruano también actúa bajo un reglamento para el “uso de la fuerza proporcional”. Todo policía nacional, no necesariamente la División que dirijo -dice el oficial- tiene los parámetros, los procedimientos operativos policiales para intervenciones contra la ciudadanía. Puede ser un evento de conmoción social, un control de multitudes o, en su defecto, un sujeto que ha cometido un ilícito penal”.

La Policía Nacional de Perú se encarga de proteger a su personal con respecto al uso debido del arma de fuego, que debe ser utilizada “solamente en contacto con la delincuencia”.

“Procuramos no hacer uso del arma del Estado contra un ciudadano común y corriente”.

ESCUADRÓN VERDE PERÚ
El Esquadrón Verde peruano, en acción.CORTESÍA