Actualidad

Playas tiene un deficit en el servicio de aseo

El barrido, recolección, tratamiento y la disposición final de la basura es el reto que asumió la Empresa Pública de Aseo Municipal de Playas (EMAP.EP), que remplazó en esa labor al antiguo departamento de aseo municipal.

Playas. La empresa pública opera con tres camiones y 47 obreros.

El barrido, recolección, tratamiento y la disposición final de la basura es el reto que asumió la Empresa Pública de Aseo Municipal de Playas (EMAP.EP), que remplazó en esa labor al antiguo departamento de aseo municipal.

La compañía fue creada por ordenanza del 2014, publicada en el registro oficial del 2015, pero recién comenzó a operar el 1 de junio de este año.

Es una empresa con autonomía financiera, administrativa, presupuestaria y de gestión, pero que solo tiene como recurso el 20 % de los valores que se cobran a través de las planillas de luz por la recolección.

Ese monto, que suma unos 56.000 dólares mensuales, solo cubre la recolección de basura, barrido y medianamente la limpieza de la playa, además de la parte operativa de tres recolectores, un volquete y el sueldo de 47 obreros.

Falta cubrir el tratamiento de la basura y su disposición final en un relleno sanitario.

Juan Carlos Solís, gerente de EMAP.EP, explica que para implementar un proyecto integral se estudian dos alternativas. Una es buscar recursos en el Banco del Estado o en algún organismo internacional, teniendo como meta ocho millones y medio de dólares. La otra es crear una tasa o impuesto que cubra el tratamiento y la disposición final en un relleno sanitario en una zona de más de siete hectáreas que ahora funciona como un botadero controlado.

El proyecto se complementaría con otro que fortalezca los ingresos para la empresa: elaborar productos reciclables, venderlos y mejorar el servicio.

Por ahora se socializan los nuevos horarios y frecuencias de la recolección hasta diciembre. Desde esa fecha se aplicará la ordenanza que establece el cobro de multa para quienes arrojen desperdicios después de que pase el carro recolector, dijo la alcaldesa Miriam Lucas.