El plan de reconstruccion

  Actualidad

El plan de reconstruccion

Las zonas con el mayor número de inmuebles en demolición son Miraflores, Jocay, Los Esteros y la Zona Cero. Hasta ayer, según el alcalde de Manta, Jorge Zambrano, se habían contabilizado 107 demoliciones, 48 estructuras en proceso de derrocamien

Vigilancia. Miembros del Cuerpo de Bomberos vigilan los procesos de demolición de los inmuebles.

El plan de reconstrucción de las zonas devastadas por el terremoto del 16 de abril, el más fuerte del siglo, está listo para aplicarse de inmediato. El comité que lo elaboró, liderado por el vicepresidente Jorge Glas, lo presentó ayer en Portoviejo, en rueda de prensa, con la ayuda de las ministras de Vivienda, María Ángeles Duarte, y coordinadora de Desarrollo Social, Gabriela Rosero.

Glas explicó que en el Comité de Reconstrucción están incluidos los representantes del Gobierno central, los municipios y el sector productivo y comercial de las zonas afectadas. “Un equipo por provincia y por ciudad, que levanta un banco de proyectos para análisis del Comité”, dijo.

El vicepresidente y los ministros explicaron que la política es otorgar incentivos económicos y evitar a los damnificados en los albergues. Para ello, dijeron, se han fijado pagos económicos y la construcción y reconstrucción de viviendas, a través de cuatro modalidades.

El principal requisito para obtener los incentivos es constar en el Registro Único de Damnificados. Se precisó que no accederán a estos quienes demuelan de manera unilateral las viviendas que aún sean recuperables. Además, se manifestó que la mano de obra que se utilizará en la reconstrucción será prioritaria para los manabitas, más aún para los afectados por el terremoto.

A continuación, las principales medidas del “Plan Reconstruyo Ecuador” anunciado por el Gobierno.

Arriendo de casas

1.Se pagará 150 dólares mensuales a quienes arrienden sus casas a los damnificados. Este valor se entregará por seis meses.

Familias acogientes

2.Los acogientes de damnificados recibirán 150 dólares mensuales, por medio año. El monto corresponde a 135 dólares por arriendo y 15 dólares para el pago de los servicios básicos. Los hogares que ya tienen familias acogidas deben inscribirse en el programa llamando al 1800-002-002.

Alimentación

3.La familia damnificada recibirá 100 dólares, para alimentación por tres meses. Es decir, una familia damnificada que haya perdido su vivienda recibirá de manera indirecta 250 dólares.

Pago del incentivo

4.Los pagos a los arrendatarios y los damnificados se realizarán por ventanilla en más de 420 puntos de pago de la red MIES, a través del sistema financiero público, privado y las EPS.

Las modalidades de reconstrucción establecidas para las familias que perdieron sus casas.

Vivienda nueva en un terreno del Estado

5.Las personas cuyas casas destruidas estuvieran ubicadas en zonas de riesgo recibirán una vivienda nueva, en terrenos urbanizados de propiedad del Estado, por un valor de 10.000 dólares. En caso de que el beneficiario tenga escritura, entregará dicho terreno al Estado en lugar de copago. En los demás casos, el copago será del 10 %.

Construcción de casa en terreno propio

6.El Gobierno entregará una vivienda nueva de 10.000 dólares a los damnificados del área rural que perdieron sus casas. La vivienda será construida en el terreno de propiedad del beneficiario. El copago será del 10 %.

Recuperación de la vivienda afectada

7.Modalidad aplicada para las casas afectadas, pero sin daños estructurales. El monto máximo es de 4.000 dólares por vivienda y debe estar en terreno de propiedad del beneficiario, que debe aceptar un copago del 10 %.

Compra de terreno y de vivienda

8.La entrega de un incentivo de 9.000 dólares para quienes perdieron su casa y que son sujeto de crédito. Solo aplicará para viviendas de hasta $ 70.000. En el caso de que la vivienda esté asegurada, el monto del estímulo será del valor que falte para completar 9.000 dólares.

Las donaciones

9.Las viviendas que el sector privado entregue a los damnificados deben cumplir con los requerimientos de vivienda social del Ministerio de Desarrollo Urbano y ser sismorresistentes. Además, deben construirse en terrenos con los servicios básicos.