Pichanga

  Actualidad

Pichanga

En mi oficina dicen que la Ley que está por aprobarse en la Asamblea es el listado de deseos de quienes lideran la visión más estatista del gobierno.

El proyecto revierte el recorte de impuesto a la renta corporativa que en su momento impulsó la exministra Cely, del 22 % al 25 % e incluso más en ciertos casos; elimina la estabilidad tributaria que en esa época se introdujo en la figura de contratos de inversión (subóptima alternativa a los TBIs que ya por entonces Correa amenazaba con denunciar, cosa que hizo recién días antes de entregar el poder). De aprobarse cómo está el borrador, la Ley quita a jueces y a cuerpos colegiados del estado la autoridad para decidir cualquier materia que toque el presupuesto del Estado, esto es virtualmente todo derecho ciudadano, sin permiso del Ministro de Finanzas.

Es el financiero que sigue siendo el mismo, al igual que siguen siendo los mismos los recaudadores del correísmo. Es el equipo económico que presentó un presupuesto para 2018 contando con la famosa tasa aduanera y donde se enceraron milagrosamente cuentas por pagar de entes y empresas públicas creadas y puestas en liquidación durante el antiguo régimen.

En la Asamblea dicen todavía que la Ley no tiene los votos. Nebot anunció que no apoyaría incrementos de impuestos. Nominalmente CREO y SUMA tampoco lo harían, aunque poco registro hay de los afectos de estos. El bloque Leninista y SUMA no hacen mayoría así que, si la hoy (supuestamente) dividida votación de PAÍS no se galvaniza para votarlo, el proyecto entrará en vigencia por el Ministerio de la Ley.

¿Qué dice eso de la primera Ley Económica del Leninato? ¿De la validez de su diálogo? Vale leer este evento bajo la escenificada visita de Correa, que dicho sea de paso atrae más la atención de medios privados que públicos. ¿Qué tan coincidental es el enroque de Rivera cuando la Ley de marras destina todo un capítulo a tender la mesa y ampliar su influencia en una Superintendencia del frente económico. Todo va a depender de la talla y la agenda de quien asuma la consejería en política económica del Presidente Moreno.