Patadas de ahogado

  Actualidad

Patadas de ahogado

Al revisar el trato que el expresidente ecuatoriano le ha dado a la OEA, encontramos una perla: repite las palabras de Fidel Castro y la acusa de ser un “Ministerio yanqui de colonias”, entre muchas referencias de menosprecio a la entidad y a su titular, el uruguayo Luis Almagro.

Las declaraciones de Castro se dieron, y así lo recoge la historia, a propósito de lo que ocurría a inicios de los años 60, luego del triunfo de la Revolución cubana y de los conflictos que sus primeras medidas produjeron en la relación con los Estados Unidos. Cuba quedó fuera de ese organismo, gracias a las presiones que en su interior ejerciera el entonces vicepresidente gringo Richard Nixon, pese a la entereza con que los cancilleres peruano y venezolano actuaron, defendiendo el derecho de esa revolución y apartándose de las instrucciones de sus gobiernos presididos por Manuel Prado y Rómulo Betancourt, respectivamente. Tal desenlace dio lugar al trovador cubano Carlos Puebla para que compusiera el son “...Con OEA o sin OEA ganaremos la pelea...” y recogiera un sentimiento difundido en gran parte de la juventud latinoamericana y universal, que apoyaba esa gesta y protestaba por la agresiva influencia de la potencia norteamericana en los asuntos de los demás países del mundo.

La frase del desaparecido líder cubano, cuando fue dicha, calzaba de manera precisa en la efervescencia de un sentimiento que planteaba cambios, y ponía en juego hasta la misma vida para propiciarlos. Al ser repetida por Correa asoma como una impostación y como una muestra de ignorancia histórica y de indudable desconocimiento de los cambios que se dan en el tiempo. La OEA, a estas alturas, no es un instrumento de los intereses “imperialistas”, gran parte de las naciones que pertenecen a ella tienen la capacidad suficiente para decidir por su cuenta, y la posición de su representante se enmarca, de manera rigurosa, en la normativa que rige su dinámica.

Correa de presidente y con asesores metió la pata, ahora, sin ellos, está totalmente fuera de foco.