El pasado vs. el futuro

  Actualidad

El pasado vs. el futuro

En 10 días sabremos quiénes serán los mandatarios de Ecuador. Hay dos opciones. La del pasado, anticuado, arcaico y vetusto socialismo (diez años), liderada por Correa, con escándalos de peculados y nuevos ricos, ahora con Lenín Moreno y Jorge Glas. Y la del futuro, con Guillermo Lasso y Andrés Páez, que plantea regresar al Estado de derecho que Correa destruyó.

El Estado de derecho no es el “Estado Legal”. Cada individuo tiene derecho propio e inalienable a su vida, su libertad y su propiedad. La democracia es equilibrio de 3 funciones que, nosotros, le entregamos a esa entelequia que es el Estado. Crear leyes, aplicarlas y juzgarlas. Ninguna puede absorber a las otras. Si esto ocurre es dictadura y concentración de poder que corrompe. Y si es absoluto, corrompe absolutamente (lord Acton). Ganar equis veces una elección, fraudulentamente o libre, de ninguna manera convierte al elegido en dueño de vidas y haciendas. Es antidemocrático. Totalitarismo. Es del pasado creerse un “monarca” con poder absoluto. Es dictadura.

El “mandatario” es un empleado, que tiene que ser obediente, cumplir con un mandato que, transitoriamente, le otorga el pueblo. La prensa libre pidió a Moreno y a Lasso derogar las leyes del Estado de propaganda, censura, persecución y extorsiones de la Ley de Comunicación y “del siniestro y hostil ¿tribunal? Superintendencia de Comunicación”. Moreno recién ahora, en campaña, se entera de que falta empleo, sobran impuestos y se necesitan reformas antidroga. Promete “suspender discusión de Código de la Salud y analizar y acoger la tabla de Cynthia Viteri”, quien acusó al correísmo de “meter droga en hogares y escuelas”. Promete eliminar el “cobro anticipado del Impuesto a la Renta y otros para preservar la dolarización y empleo”. Esto Correa no acepta. Después de 10 años, y en campaña, recién se entera de “que la carga impositiva produce recesión”. Sin dinero y deudas gigantescas solo promete. Si no reduce aranceles es imposible competir. Promete terminar el besuqueo a los árboles, como lo hace Freddy Ehlers.

colaboradores@granasa.com.ec