Ortega fue al consejo a mostrar su dignidad

  Actualidad

Ortega fue al consejo a mostrar su dignidad

El capitán Edwin Ortega recibió a su abogado Juan Vizueta en la puerta de ingreso a la Base Naval San Eduardo, de la Infantería de Marina en Guayaquil.

San Eduardo. Juan Vizueta y el capitán Edwin Ortega, al ingreso de la Base de la Infantería de Marina.

Impecablemente vestido con su uniforme blanco, antes de las diez de la mañana, el capitán Edwin Ortega recibió a su abogado Juan Vizueta en la puerta de ingreso a la Base Naval San Eduardo, de la Infantería de Marina en Guayaquil.

“Con fe en un día donde así no prevalezca la justicia ya prevaleció la dignidad. Jamás sometido a la cadena de la esclavitud y de los antipatrias. El honor de ser militar no es negociable”, había escrito una hora antes en su cuenta de Twitter, como presagiando un fallo en su contra en el consejo de disciplina, el segundo ordenado por una jueza constitucional, a cuya audiencia acudió ayer para defenderse.

Antes de ingresar a la audiencia, ofreció disculpas por tener el impedimento de dar declaraciones a la prensa, pero dijo: “Está en riesgo no solo mi carrera militar sino mi seguridad personal y la integridad de mi familia. Independientemente de todo lo que se me impute, como soldado, infante de Marina, estoy presente aquí, con la grata coincidencia de que hoy es el Día de la Bandera, como reza la quinta estrofa de su himno, para pelear con dignidad, libertad, por ti patria mía”.

Sus palabras arrancaron aplausos en amigos y excompañeros de armas (entre ellos Alan Molestina, excomandante de la Infantería de Marina), que llegaron para expresarle su respaldo directo y con mensajes estampados en carteles.

En la audiencia, que comenzó pasadas las diez, Vizueta presentó sus alegatos, entre ellos la resolución del primer consejo de disciplina de agosto, que inadmitió la demanda del Ministerio de Defensa contra su defendido por no respetarse el debido proceso.

El defensor puso en evidencia cada una de las que él considera violaciones constitucionales y a las garantías del debido proceso de su defendido; entre otras, que no se puede juzgar dos veces a una persona por el mismo hecho, que la falta atentatoria ya prescribió y que hubo violación al secreto de su correspondencia.

“Por más que sea el presidente de la República, Rafael Correa no está al margen de la ley y tenía que pedir autorizar al titular de la carta para poder hacerla pública, o en su defecto acudir a la justicia ordinaria para pedir que el documento pueda hacerse público”, manifestó.

Vizueta también advirtió al consejo de disciplina, presidido por Carlos Pimentel Cerna, capitán de Navío, quien actuó de asesor jurídico, que el desconocimiento de la ley para cumplir con el fallo de una juez constitucional no los eximía de la responsabilidad de sus decisiones, si estas son contrarias al ordenamiento jurídico. Incluso les contó del acuerdo con Ortega de que una vez agotadas las instancias nacionales, acudirán a las internacionales para demandar la violación de sus derechos constitucionales.

Pasado el mediodía, la audiencia concluyó y el consejo de disciplina decidió hacer un receso para en la tarde deliberar y tomar una resolución.

Juan Vizueta señaló que esperarán la resolución, aunque no tenían ningún tipo de esperanza en la absolución. “No nos queda la menor duda de que el consejo de disciplina ya tiene el fallo, por el hecho de que el presidente de la República ya se encargó de sentenciar al capitán Ortega”.

EL DETALLE

- El plazo

Según las reformas al reglamento sustitutivo al reglamento de disciplina militar, los jueces de un consejo tienen 72 horas para emitir una resolución, una vez cumplida la audiencia de juzgamiento. En los otros casos, la resolución fue emitida entre 24 y 48 horas después de la audiencia.

- Las instancias

El capitán Edwin Ortega tiene, según la ley militar, dos instancias a las que puede apelar el fallo del consejo de disciplina, en caso de que sea en su contra y decida hacerlo. La segunda instancia es el consejo de oficiales superiores y la tercera, el consejo de generales y almirantes.