Organizaciones humanitarias piden a Honduras reconocer derechos de migrantes

  Actualidad

Organizaciones humanitarias piden a Honduras reconocer derechos de migrantes

La CRH reiteró su compromiso de acompañar a las autoridades hondureñas en "la prestación de asistencia humanitaria y protección", con el apoyo de la IFRC y el CICR.

6a2e72d8956c5786798a74059c6a00f0d25c5d22w
Un grupo de migrantes hondureños tratan de evitar los puntos de control migratorio recorriendo otros caminos en el Municipio de Omoa (Honduras), en una fotografía de archivo.efe

Tres organizaciones humanitarias hicieron este viernes un llamado a "reconocer y respetar" los derechos y necesidades de los migrantes en situación de movilidad en el oriente de Honduras y pidieron a las autoridades una respuesta eficaz y coordinada para proteger a esas personas.

5068c136f6e9158684eca3ae076e5462f1e07c1fw

El precio del combustible en Uruguay aumenta por cuarto mes consecutivo

Leer más

Se trata de la Cruz Roja Hondureña (CRC), la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que pidieron en un comunicado conjunto "brindar una respuesta eficaz y coordinada".

La CRH reiteró su compromiso de acompañar a las autoridades hondureñas en "la prestación de asistencia humanitaria y protección", con el apoyo de la IFRC y el CICR.

La concentración de cientos de migrantes en la región fronteriza entre Honduras y Nicaragua ha provocado un aumento en la demanda de asistencia humanitaria, sobre todo de acceso a agua potable, servicios básicos de higiene y saneamiento, cuidados médicos y zonas techadas para descansar y protegerse del clima, añadió.

“Cruz Roja Hondureña, en su rol de auxiliar de los poderes públicos, atiende a las poblaciones en movimiento que transitan por el país y les brinda asistencia humanitaria, basada en sus necesidades específicas, contribuyendo así a mitigar los riesgos que enfrentan”, indicó el presidente de la CRH, José Juan Castro.

Agregó que la CRH seguirá "monitoreando el tránsito de personas migrantes, dialogando con las autoridades hondureñas e identificando las necesidades más urgentes”.

DISCRIMINACIÓN Y VIOLENCIA

Entre enero y febrero pasados la CRH, el CICR y la IFRC visitaron en Honduras las fronteras sur-oriente y norte-occidente para identificar las principales necesidades de asistencia y de protección de la población en tránsito, señala la declaración.

En su tránsito, los migrantes "enfrentan discriminación y violencia y carecen de servicios esenciales y mecanismos de protección", afirmó el jefe del clúster de la IFRC para Centroamérica, Nelson Aly.

Dijo que el mandato de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es "responder a sus necesidades, sin importar su estatus legal".

“En su paso por Honduras, es prioritario brindarles información, atención básica en salud, acceso a agua, higiene y saneamiento, apoyo psicosocial y prevención de la covid-19, especialmente a los grupos más vulnerables", explicó Aly.

UNA RESPUESTA EFICAZ Y COORDINADA

Las tres instituciones humanitarias indicaron que los controles y disposiciones en la frontera deben "apegarse al derecho internacional" y pidieron a las autoridades "brindar una respuesta eficaz y coordinada", con el fin de proteger a las personas, cuya "vida o integridad corra peligro en su país de origen".

Además, hicieron un llamado a "respetar el principio de no devolución y el derecho a solicitar y recibir asilo".

Más de 24.000 migrantes han ingresado de manera irregular a Honduras este año, según cifras del Instituto Nacional de Migración (INM).

Las autoridades hondureñas y las organizaciones humanitarias deben "poner especial énfasis en responder a las necesidades específicas de las personas migrantes y refugiadas en situación de mayor vulnerabilidad, como las mujeres, la niñez, y personas con discapacidad, LBTQI y adultas mayores", añaden.

“Las personas migrantes, en especial aquellas que viajan con niñas y niños, se encuentran en mayor riesgo de recibir malos tratos y sufrir separación familiar, así como dificultades para acceder a mecanismos de protección. Sus derechos deben ser respetados en todo momento”, dijo el jefe de misión del CICR, Karim Khallaayoun.