Actualidad

El oficialismo cierra filas con el vicepresidente

PAIS ‘blinda’ al segundo mandatario, Jorge Glas, contra el pedido de la oposición para que comparezca a la Comisión de Fiscalización. El oficialismo no ve viable esa opción.

El oficialismo cierra filas con el vicepresidente

PAIS ‘blinda’ al segundo mandatario, Jorge Glas, contra el pedido de la oposición para que comparezca a la Comisión de Fiscalización. El oficialismo no ve viable esa opción.

Así, el vicepresidente de la República no tendrá que responder a los cuestionamientos que Diego Salgado, del movimiento CREO, quería hacerle. Uno de ellos: ¿conocía o no los casos de corrupción en Petroecuador? Glas es, por decreto presidencial, la máxima autoridad de los sectores estratégicos.

Ayer, EXPRESO consultó a 10 asambleístas de las filas oficialistas y de sus aliados si apoyarían o no la presencia del vicepresidente de la República en la Asamblea. ¿La respuesta mayoritaria? Glas no tiene ninguna vinculación con los casos de corrupción denunciados a raíz de los Panama Papers. No hay motivos para convocarlo, aseguraron.

María José Carrión, presidenta de la Comisión de Fiscalización, recordó que antes de llegar a Glas están los ministros de los Sectores Estratégicos y de Hidrocarburos. “Hasta el momento, no hay una vinculación de ellos, menos todavía del vicepresidente”, dijo a este Diario.

Solo tres –uno de PAIS y dos aliados– subrayaron que estarían de acuerdo con su comparecencia. Mary Verduga, de PAIS, por ejemplo, opinó que si el segundo mandatario “no tiene problemas puede ir a la comisión”. Mientras la aliada socialista, Reyta Dahik, dijo: “Sería conveniente que Glas acuda al llamado de los asambleístas. Quién nada debe nada teme”.

Otro de los argumentos, que apoya el muro de protección para Glas, es que la oposición politiza el tema. Hólger Chávez, de PAIS e integrante de la Comisión de Fiscalización, cree que el pedido es “pura demagogia prelectoral”. Richard Farfán, también oficialista, dijo que es “un show político para conseguir votos”.

Pero Salgado no cederá. Él dijo ayer que esperará la respuesta de la Comisión de Fiscalización durante 20 días. Después analizará la posibilidad de llamar a juicio político al vicepresidente Glas. El legislador, sin embargo, no está seguro de contar con las 37 firmas de apoyo que necesita, en medio de la campaña.