La nueva vida de Glenda Morejon

  Actualidad

La nueva vida de Glenda Morejon

La marchista Morejón cambió su natal Ibarra por Cuenca en busca de cumplir el sueño de ganar una medalla olímpica.

Residencia. Glenda Morejón se mudó  a las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento en Cuenca.

Su primera participación en el Mundial de Atletismo, desarrollada en Catar, fue el punto de quiebre para la marchista Glenda Morejón, que este año debutó en la categoría sénior, tras varias temporadas cosechando éxitos en las ramas juveniles.

A la cita mundialista llegó tras establecer la mejor marca de la temporada, en una prueba en La Coruña, España, pero los resultados no fueron los que esperaba al ubicarse en el lugar 25.

Al regresar al país decidió realizar cambios radicales. Se separó del entrenador Giovan Delgado y dejó su natal Ibarra para radicarse en Cuenca, donde inició trabajos baja la supervisión de Andrés Chocho.

Lea: Tobar y Caza, los mejores de la jornada

“La decisión la tomé junto a mi familia cuando regresé al país (desde Catar). Analizamos varias cosas y resolví salir del equipo del profe Giovan Delgado y me contacté con Andrés Chocho”, contó Morejón, quien actualmente reside en el Centro de Alto Rendimiento de Cuenca.

Sobre el sorpresivo cambio de entrenador, la marchista indicó que “creo que todo tiene su tiempo y con mi exentrenador ya cumplí un ciclo, le agradezco siempre por todo lo que hemos conseguido juntos”.

Resaltó las facilidades para su preparación con las que cuenta en Cuenca como área de fisioterapia y piscina.

“En estas semanas he conocido al equipo multidisciplinario, ya me realicé algunos chequeos con el doctor Marco Chango y con los fisioterapistas y psicólogos deportivos”, resaltó Glenda.

Confesó que extraña a sus padres y familiares, pero tiene claro que cualquier sacrificio es necesario para poder conseguir su gran sueño: la medalla en los Juegos Olímpicos.

Por esta razón también apostó por Chocho, quien también es marchista, como su nuevo estratega.

“Con Andrés trabajamos en base a la confianza que debe existir entre entrenador y deportista, es muy diferente conocerle desde otro ámbito. Teníamos una relación de compañeros de equipo cuando viajábamos a los eventos, pero nunca mantuvimos una conversación a fondo. Ahora como entrenador es exigente, es muy profesional y tiene mucha experiencia en el deporte, eso me va a ayudar”, manifestó Morejón.

Por su parte Chocho comentó que su nueva pupila es muy responsable y que demuestra madurez pese a su corta edad (19 años). Enfatizó que lo primero fue recuperarla anímicamente tras lo vivido en el Mundial y también fortalecer la preparación física.

Espera conocer el calendario del próximo año de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) para determinar la competencias en las que participará Glenda previo a Tokio 2020.

Morejón se tomará un pequeño descanso de sus entrenamientos en Cuenca debido a que viajará hacia Mónaco, para participar en la gala de los World Athletics Awards, en la que se encuentra nominada la categoría de deportista revelación.