Noche larga, no liberal

  Actualidad

Noche larga, no liberal

Editado por la Fundación Ecuador libre, Aparicio Caicedo y Arianna Tanca acaban de poner en circulación en estos días el libro de su autoría, Noche larga no liberal. Realidad detrás del mito populista, que pone en debate la famosa frase “la larga noche neoliberal”, que sirvió de justificación ideológica al gobierno anterior (2007-2017) para su ejercicio del poder y su mezcla de mesianismo y autoritarismo.

¿Hubo en realidad en el país durante las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado, y en los primeros siete años del nuevo una “larga noche neoliberal”?

La respuesta de los autores es negativa si se entiende por “neoliberalismo” la apertura comercial, la privatización de empresas públicas estratégicas, la “entrega” al libre mercado, la ortodoxia fiscal, la desregulación burocrática, la defensa de la propiedad privada y de la libertad de emprender. No es admisible por tanto que “la libertad económica sea origen del colapso”.

Los autores analizan, a partir de estos parámetros, la historia contemporánea del Ecuador, desde el retorno de la democracia con Jaime Roldós Aguilera (1979), hasta el gobierno de Rafael Correa Delgado. El resultado es que no hubo en ese largo período y sobre todo en la década de los noventa, la implementación de un proyecto neoliberal, sino más bien un permanente intervencionismo por parte del Estado, cuya intensidad ha dependido del precio del barril del petróleo.

La argumentación del libro es clara y asequible para un amplio público de lectores.

Entonces, ¿por qué esta confusión de hablar de una “larga noche neoliberal” y condenar en su nombre a todos los enemigos políticos y abolir la división de poderes para imponer una “democracia directa”?

La respuesta de los autores es que se trata de una “muletilla retórica”, el resultado exitoso de una estrategia de ‘marketing’, no solo ecuatoriano sino regional y hasta mundial, que comunicó este relato que fue aceptado sin más por generaciones de ciudadanos.

El libro asume la tarea de disolver un mito histórico.