Actualidad

La Noche Guayaquilena

Días atrás, la vicealcaldesa de la ciudad organizó en el Parque Seminario la Noche Guayaquileña, evento privado al que se podía ingresar exclusivamente con invitación. No faltaron comentarios sobre el uso restringido que se dio a un espacio de uso público, sin embargo vale la pena repasar la historia y recordar de qué manera esta plaza se fue transformando a lo largo de los siglos.

En 1692 el Cabildo de Guayaquil aprobó la delineación y repartimiento de solares para la Ciudad Nueva y ordenó que se empiece a ejecutar la mudanza en este verano. En el proyecto de la nueva ciudad de Guayaquil se adoptó el modelo de damero de manzanas cuadradas con un espacio vacío al centro para la plaza, conformando un conjunto de veinticinco manzanas. La mudanza oficial a la nueva localización se realizó el 2 de febrero de 1695, cuando fue trasladado el Santísimo Sacramento para ser ubicado en la iglesia matriz, que aún estaba en construcción, al pie de la nueva Plaza Mayor.

Luego de la Independencia, junto con proyectos de sanidad pública, se emprendieron otros de índole estética, orientados a evidenciar una imagen de ciudad pujante que rendía tributo a sus héroes. En 1872 se conformó el Comité pro-estatua a Bolívar con el fin de conmemorar el centenario de su nacimiento; sin embargo, no fue sino hasta 1879 cuando se suscribió el contrato del monumento ecuestre con el italiano Geovanni Anderlini, quien lo concluyó nueve años después. Este fue colocado en el centro de la antigua Plaza Mayor, que a partir de ese momento se llamó Plaza Simón Bolívar.

Paradójicamente, al incorporar el cerramiento, la democrática plaza colonial se convirtió en un espacio restringido al que tenían acceso a determinadas horas del día, de manera exclusiva, las personas que estuvieran “decentemente vestidas y calzadas”, además, de que entre otras disposiciones, no se permitía el ingreso a las mujeres solas y se establecía una tasa de entrada de diez centavos, tal como lo indicaba el Reglamento del Parque Seminario expedido por la Municipalidad en 1895. Como se puede ver, no hay nada nuevo bajo el sol.