Nicky Jam: mas que un show, una discoteca

  Actualidad

Nicky Jam: mas que un show, una discoteca

El reguetonero cantó el jueves en Guayaquil. Su público fue parte importante del show.

El reguetonero Nicky Jam se presentó en el Centro de Convenciones de Guayaquil.

El Centro de Convenciones de Guayaquil suele ser un lugar estratégico para dictar conferencias, realizar eventos y también conciertos, pero esta vez, y casi sin querer, se convirtió en una discoteca para cuatro mil personas, incluyendo menores de edad.

Eso fue lo que provocó el show del estadounidense Nicky Jam con su reguetón al tope. “N.I.C.K, Nicky, Nicky, Nicky Jam” fue el grito de ‘guerra’ de la noche del pasado jueves para los asistentes, quienes no dejaron de cantar y ‘perrear’ con todo su repertorio.

A las 21:00 saltó a la tarima demostrando la elegancia del athleisure en sus prendas. Hasta el amanecer fue el primer tema que cantó el astro urbano, casi como una premonición de una larga fiesta.

Jam es de pocas palabras. Él llegó a cantar y lo hizo por un poco más de una hora, siempre acompañado de 8 bailarines que mostraron grandes habilidades en el estilo libre del hip hop, locking y breaking. Una oda a toda la cultura del arte callejero.

La sillas sobraron en el área de golden box, donde todos querían estar más cerca de la tarima. En las secciones de VIP y general tenían más espacio y organizaron coreografías improvisadas con canciones como Voy a beber, El perdón y Bella y sensual.

Una fiesta en tres actos

La experiencia en una discoteca es siempre variada. El DJ busca variedad para mantener el ánimo y satisfacer el gusto de los farreros y este show lo dejó más que claro. Dividido en tres actos, este espectáculo presentó dos interludios, uno urbano, solo con la intervención de los bailarines que tuvieron un duelo, y el otro electrónico, animado por el pinchadisco, que la asistencia no aprovechó del todo puesto que quería reguetón.

Así volvió a salir Nicky a cantar su último megaéxito X. Aquí se dio por completo al público y dejó que pasaran a bailar con él más de 10 personas. Famosos criollos como Silvia Ponce y Luana Pinto danzaron, pero también parejas, primos y niños escogidos al azar. Pablo Marín, de 13 años, fue uno de los afortunados.

“Estaba en el público viendo el show y una de las personas de su equipo me preguntó si quería subir. Subí porque no podía perder la oportunidad”, soltó elocuentemente. “Verlo en vivo es diferente a fotos”, acotó el adolescente.

Se despidió de Guayaquil con el tema Y si tú la ves, recordando que fue aquí dónde filmó el vídeo. “Me encanta Nicky y me sé todos sus temas. Me vine con toda mi familia”, comentó María José Adum, mientras que sus padres y hermano aseguraron que es un artista “para todos los gustos”.