Nebot reprende al Ministerio de Cultura

  Actualidad

Nebot reprende al Ministerio de Cultura

“Para sacar a una ciudad adelante, cada cual, ciudadano de a pie, autoridad, nacional, provincial o local, tiene que cumplir con su deber.

Anuncios. Hay letreros que anuncian la deuda de Cultura en el Malecón

“Para sacar a una ciudad adelante, cada cual, ciudadano de a pie, autoridad, nacional, provincial o local, tiene que cumplir con su deber. Si toda la gente que alquila un pequeño local en el Malecón paga su mantenimiento, los señores del Ministerio de Cultura, ¿por qué no pagan?”

Así reaccionó el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, a la situación que aqueja los alrededores del MAAC por la falta de pago de alícuotas de parte de la entidad estatal a la fundación Malecón 2000, que notificó a EXPRESO que hay una deuda de más de $ 298 mil por la que se suspendió el servicio de mantenimiento de la zona que rodea el centro cultural.

“Si no pagan, no se les dará el mantenimiento. Aquí todo el mundo paga, nadie está por encima de la ley”, advirtió el alcalde en su enlace radial.

Las secuelas de la falta de servicio están a la vista. Plantas marchitas, pisos sucios, maderas casi podridas, lámparas dañadas... La situación es lamentable, admitió en una publicación anterior la presidenta de la Empresa pública de Turismo, Gloria Gallardo, pero había que tomar decisiones...

Nebot recordó que por esa deuda existen varios letreros que dicen que “este desastre es obra de los que no pagan y el que no paga es el Ministerio”, y aseguró que esos anuncios se quedarán ahí “hasta que paguen” la deuda.

Los letreros, dijo, son para que “la gente sepa qué pasa aquí”. Y alertó que la situación se encuentra al límite, pues se está afectando la estructura del museo, y que no son solo las tablas casi podridas, la baldosa descuidada y la basura que se ven en el lugar.

“En la vida hay que ser claros. Ahí está la diferencia entre lo que funciona y lo que no funciona”, dijo, en referencia a su administración y la centralista gubernamental.

“Ahora se inaugura la gran rueda moscovita. Esto contrasta con la parte que no recibe mantenimiento, porque deuda, esa es la diferencia. BIMP