Actualidad

Navidad: tres vidas a las que el virus dejó lejos de casa

Navidad en Londres: dos ecuatorianas y un español han tenido que alterar sus tradicionales celebraciones y cenas familiares luego de quedarse 'atrapados' por el coronavirus

TESTOMINIOS ECUATORIA (32892756)
Julissa Suárez es una ecuatoriana que vive en Inglaterra.Cortesía

Si planificar en los últimos diez meses, era como una misión a todo riesgo debido a la incertidumbre sembrada a nivel mundial por el coronavirus, la última vuelta del año ha concedido el imprevisto final.

Una nueva cepa desencadenó una serie de restricciones adicionales en el mundo para los viajeros, dejando aún más bloqueadas a familias que tienen miembros en diferentes países. Las celebraciones navideñas y de fin de año ya estaban en duda y en controversia y desde esta semana se han teñido de resignación, frustración o resiliencia. No serán unas Navidades comunes, es decir, especiales. Por lo poco extraordinario de lo que podrán hacer los ciudadanos en sus hogares serán excepcionales.

A1-6532239 (16532239)

Reino Unido pasa a ser el segundo país con más casos diarios de coronavirus

Leer más

Muchas personas en todo el mundo estarán solas. Y las limitaciones que han impuesto el distanciamiento y las reuniones reducidas han caído en el ánimo global. Todos tristes, pero muchos conscientes y sin rendición.

EXPRESO escucha aquí la historia de dos ecuatorianas y un español que estarán en el Reino Unido, uno de los focos de la nueva cepa, y que han tenido que alterar sus tradicionales celebraciones y cenas familiares. Unos pasarán la noche del 24 como una más y otros recompondrán los planes fallidos en alternativas entretenidas. En lo que todos coinciden es en dar valor a la familia. Juntos en el mismo espacio o separados, estas son las fechas en las que los presentes y los ausentes están más vivos que nunca.

  • Julissa Suárez
    Julissa Suárez, vive en Clifford, al sureste de Inglaterra y es una de las comunidades más afectadas por la nueva cepa.Cortesía
  • Julissa
    Fue por estudios. Tenía planeado regresar en mayo de 2020 a visitar a su familia, pero no pudo.Cortesía

JULISSA SUÁREZ (ANCÓN): EN CLIFFORD, FOCO DE LA NUEVA CEPA

  • “Es difícil pero lo entendemos. No expondremos a la familia”

“Aún no tengo idea de qué vamos a hacer. Teníamos el plan de reunirnos en casa de la familia de mi pareja. Íbamos a hacer un desayuno especial con postres ingleses y eso no va a pasar. Tampoco habrá cena ni intercambio de regalos. Este año, de pronto, pediré a domicilio o tal vez llame a Ecuador y le pida a mi mamá que me repita cómo hacer el pollo o pavo porque llevo cuatro intentos fallidos y no me sale como a ella”. Julissa Suárez vive con su pareja al sur de Inglaterra, en una de las zonas más afectadas por la nueva cepa.

biontech

COVID-19: BioNTech asegura que tendría una vacuna para la nueva cepa en seis semanas

Leer más

Percibe que, además del coronavirus, hay un sentimiento enrarecido por el brexit. “La gente está asustada no solo por el coronavirus, sino lo del brexit. La gente está haciendo compras desesperadas a última hora. No tienen ganas de celebrar nada. El coronavirus solo lo complica aún más”, reflexiona. Hasta la decoración navideña quedó en un intento. “Ya tengo mi familia de Ecuador a la que no puedo abrazar; los de aquí me daban un poquito de confort y ahora ni eso porque no es seguro para ellos. Extrañaré el contacto humano y no poder ir a ver las luces en Londres”.

TESTOMINIOS ECUATORIA (32892748)
Blanca Tacuri viajó a Londrés para ver a su familia, no celebra las fiestas de diciembre; tiene la convicción de que cada día es especial para agradecer por la vida a Dios y agasajar a la familia.Cortesía

BLANCA TACURI (GUAYAQUIL): VIAJÓ EN DICIEMBRE

  • “Es el mismo encierro, pero acompañada con mi hijo, nuera y nietos”

Blanca Tacuri, de 80 años, es una guayaquileña que viajó a Londres el pasado sábado. Estaba dejando sus maletas cuando escuchó la noticia de que por la nueva cepa de la COVID-19 se cerraban negocios y había restricciones en el aeropuerto. Ella voló al país europeo para visitar a su hijo, Eddy, sus tres nietos y nuera. 

Regresará el 18 de febrero. Por ahora no se puede pasear, aunque quizá en 10 días se abra todo. Por sus creencias, todos los días dan razones para celebrar la vida y a los seres amados. No viajó por las fiestas de diciembre, sino por el deseo de ver a su familia. “No veo diferencia entre el encierro en Guayaquil o en Londres, es el mismo y por la misma razón. Lo único que puedo destacar es que estoy disfrutando junto a mi hijo, nietos y nuera”, dijo.

Tacuri fue una de las personas que enfermó de coronavirus en Guayaquil, en el tiempo de la cuarentena, en abril. Estuvo ingresada 11 días en el hospital del IESS Teodoro Maldonado. El día que fue internada vio fallecer a uno de sus vecinos. Ha recordado todo esto ahora que vive una cuarentena en Londres.

TESTOMINIOS ECUATORIA (32892754)
Albert Cajidos, de 26 años, vive en Barcelona, España.Cortesía

ALBERT CAJIDOS (ESPAÑA): ESTUDIA EN LONDRES

  • “Veré una película y llamaré a mis padres. Nada especial”

“Lo más duro va a ser la soledad. Es un momento de inflexión en el año. También la desesperanza porque no tengo ni idea cuánto va a durar esto, cuándo va a cambiar. Es la inseguridad de no ver el final del camino. Lo tercero más duro es el escepticismo. Perder fe en el colectivo humano al ver a tanta gente que se toma muy relajadas las medidas. La gente está harta. Hay desgana. Hay conspiracionismo”, cuenta resignado Albert Cajidos, un barcelonés que está en Londres cursando un máster de la London School of Economics and Political Science.

IMG_7514. Ueeslab_Covid-19

UEES: En Guayas no circulan variantes del virus como la del Reino Unido

Leer más

Lleva meses con clases online: “Pasas mucho tiempo aislado en casa y no puedo hacer vida comunitaria con los alumnos”. Y estaba esperanzado en ver a su familia por Navidad. Pero estará solo el día 25 y también en fin de año. 

“Siempre he sido bastante solitario y es como el único momento en que estás con más gente. Navidad es el momento del año de juntarte, la excusa, cuando te sientes parte de una comunidad”, reflexiona. Este año, en cambio, será la primera vez que sus padres estarán sin él y su abuela, también sola por su lado. “Me pone muy triste”.