Musica, belleza y alegria en el carnaval porteno

  Actualidad

Musica, belleza y alegria en el carnaval porteno

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Música, gritos y aplausos llenaron ayer la avenida Malecón Simón Bolívar desde tempranas horas de la mañana. En el sitio se congregaron estudiantes de treinta y dos academias de danza y folclor de la urbe, así como 160 percusionistas de distintas unidades educativas que, llenos de algarabía y emoción, recorrieron la vía como parte de la tercera edición del Desfile “Guayaquil es mi Destino en Carnaval”. Las carrozas alegóricas que participaron en el mismo fueron trasladadas al sitio desde temprano, donde atrajeron la mirada de los transeúntes, quienes aprovecharon la pausa para fotografiarse con estas. Para esta edición, la temática de las carrozas fue ‘los carnavales del mundo’, por lo que estas emulaban las celebraciones en distintos sitios, entre ellos Río de Janeiro, Venecia, Nueva Orleans, Barranquilla, Veracruz e incluso ciudades ecuatorianas como Ambato y Guaranda. El evento empezó pasadas las 11:30 con la intervención de la banda de la Policía Metropolitana de la urbe. A ella le siguió una animada agrupación de marimba, que danzó junto a Gloria Gallardo, presidenta de la Empresa Pública Municipal de Turismo y Promoción, y a la Reina y Virreina del Carnaval. No obstante, los vitoreos del público llenaron la vía minutos después con la aparición de ocho vehículos clásicos en los que paseaban las veintidós candidatas a Miss Ecuador, quienes lanzaron besos al público y aprovecharon las pausas en el avance del desfile para fotografiarse con los fanáticos que se acercaban a los autos. Cada bloque estuvo acompañado por comparsas, que pusieron en escenas bailes con distintos ritmos, entre ellos merengue, marimba, e incluso bailes folclóricos típicos de la Costa y la Sierra. Entre los asistentes se encontraban numerosos extranjeros que expresaron su admiración ante el desfile. Nicole Daniells y su esposo Trevor Fielding, ambos de EE.UU., se disponían a pasear por el malecón cuando fueron sorprendidos por el desfile. “No nos lo esperábamos. Pensábamos pasear cuando nos vimos en medio del desfile. Hemos aprovechado para tomar muchas fotos. El desfile está muy colorido y la gente es muy alegre”, señalaron. Sin embargo, quienes más disfrutaron del festejo fueron los pequeños. Estos aprovecharon la aglomeración de gente y la cantidad de vendedores que ofertaban el producto para echar espuma de carnaval al público e incluso a los bailarines, que acompañaban sus juegos con risas.