Murray, sangre de jerarca

  Actualidad

Murray, sangre de jerarca

Su diferencia de edades es apenas de 15 meses. Jamie es el mayor con 30 años y Andy tiene 29. Aun así bien pueden ser gemelos, pues siempre se desarrollaron en la misma ‘placenta’: el tenis.

Murray, sangre de jerarca

Su diferencia de edades es apenas de 15 meses. Jamie es el mayor con 30 años y Andy tiene 29. Aun así bien pueden ser gemelos, pues siempre se desarrollaron en la misma ‘placenta’: el tenis.

La temporada 2016 pasará a la historia marcada por el apellido Murray. Andy, en singles, y Jamie, en dobles, más allá de acabar con un año pletórico, quedarán inmortalizados en los registros por ser la primera pareja de hermanos que gobiernan la cima de la clasificación ATP en sus dos categorías más disputadas.

El hermano menor demostró ser el mejor del mundo en 2016; mientras que el mayor forma, con el brasileño Bruno Soares, la mejor pareja de dobles.

“Cuando éramos más jóvenes, Jamie podía ganar más cosas. Era mayor, más grande y fuerte y mejor que yo en la mayoría de las cosas. También más inteligente”, manifestó Andy sin desmerecer al cerebro de toda su carrera: Judy, su madre.

La mujer, hoy de 57 años, fue campeona escocesa de tenis y dejó aparcado su sueño de jugar profesionalmente para convertirse (inicialmente) en su maestra.

Andy y Jamie jugaron y entrenaron juntos en Dunblane, Escocia, hasta los 12 o 14 años. Entonces se separaron. Jamie se fue a entrenar a Cambridge, Inglaterra, mientras que Andy viajó a Barcelona, España, a la Academia Sánchez-Casal.

A diferencia de lo que se pueda pensar, Jamie fue el primero en ganar un Grand Slam (el mixto en Wimbledon, junto a Jelena Jankovic, en 2007). También fue el primero en acceder al número uno (4 de abril de 2016). Pero sus éxitos siempre quedaron más en la sombra que los de su hermano pequeño porque, él mismo lo aseguró, “en dobles las cosas siempre son más abiertas”.

Hoy los dos están en la cima. Allá donde desde pequeños imaginaron estar. Y más unidos que nunca. “Creo que ahora mismo somos el mayor fan del otro”, confiesa Andy.