Rusia anuncia la ofensiva final para la toma de Mariúpol

  Mundo

Rusia anuncia la ofensiva final para la toma de Mariúpol

Se denuncia que no se puede llevar ayuda humanitaria a esta ciudad ucraniana. Zelenski pide a la ONU castigo para Putin

rusia
“Estamos en abril de 2022, pero parece abril de 1937”, dijo el presidente de Ucrania ante la ONU.efe

El Ejército ruso anunció ayer la ofensiva final para la toma de la ciudad portuaria de Mariúpol (mar de Azov) después de que venciera el plazo para que las fuerzas ucranianas depusieran las armas y abandonaran la urbe en dirección al territorio controlado por Kiev.

El portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, el general Igor Konashenkov, dijo que desde las 06:00 se reiteró la propuesta a los militares ucranianos de entregar las armas y salir por una ruta segura a los territorios controlados por las autoridades ucranianas, la cual fue ignorada.

Mariúpol, ciudad en la que aún permanecen unas cien mil personas, según diversas estimaciones, se encuentra bajo asedio de las tropas rusas y las milicias separatistas desde hace varias semanas. Según el Ayuntamiento, en el sitio de la ciudad, condenado por su brutalidad por la comunidad internacional, pueden haber muerto unas cinco mil personas.

a24233cbcae9ee32a06710c8c5fc1e69c32b5eac

Zelenski exige una reforma del Consejo de Seguridad de la ONU ante el veto ruso

Leer más

La semana pasada el Ejército ruso se retiró de la región de Kiev y reagrupó sus fuerzas para centrar todos sus esfuerzos en la conquista del Donbás, objetivo original de la denominada por Moscú “operación militar especial” lanzada el 24 de febrero pasado, lo que fue confirmado ayer por la OTAN.

Según el Ayuntamiento de la ciudad, prácticamente el 80 por ciento de las construcciones de la urbe han sido destruidas o dañadas gravemente por los bombardeos rusos. La ciudad industrial y portuaria al borde del mar de Azov llegó a contar con casi medio millón de habitantes y, en la actualidad, las autoridades aseguran que solo permanecen en ella unas 160.000.

La viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, denunció que, a pesar de los compromisos alcanzados con los rusos, las “fuerzas de ocupación no permiten que se viaje a Mariúpol”, lo que hace imposible la llegada de ayuda humanitaria.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se quejó ayer amargamente ante el Consejo de Seguridad de la incapacidad de las Naciones Unidas para detener la guerra en su país, que entró ya en su séptima semana y ha obligado al desplazamiento de la cuarta parte de su población.

En una intervención por videoconferencia justo antes de realizar otra similar ante el Congreso de Diputados en España, Zelenski reclamó al Consejo la expulsión de Rusia o algún tipo de reforma que permita superar el derecho a veto de Moscú, que ha tornado al Consejo en un órgano inefectivo.

Zelenkski presentó un video con macabras imágenes de muertos en Bucha, Mariúpol e Irpin, mostrando cadáveres de civiles maniatados, calcinados o semienterrados.

Bucha

La masacre de Bucha sigue suscitando la condena mundial

Leer más

Estados Unidos anunció ayer que se unía a un equipo internacional que apoyaría a la Fiscalía de Ucrania “para recolectar, preservar y analizar pruebas de atrocidades” cometidas supuestamente por las tropas rusas en Bucha y otras zonas de este país destruido por la guerra.

Los combates entre las tropas rusas y ucranianas continúan en las afueras de Járkov (Járkiv), la segunda ciudad más grande de Ucrania, donde en los últimos días se han incrementado los ataques con cohetes, obuses, fuego de mortero y artillería a una población que vive entre la resignación y el miedo. Al preguntar, muchos quieren contar su historia y muestran fotos con el móvil de apartamentos destruidos de vecinos, amigos o familiares. “Cada dos o tres días cogemos comida y medicinas”, dice Tatiana, quien vive en uno de los refugios.