Mundo

Colombia: Dan de baja a una docena de militares por escándalo de espionaje

El Ejército nuevamente en el ojo del huracán. El presidente Duque pide sanciones por seguimientos ilgales a periodistas colombianos

Colombia
El saliente comandante del Ejército de Colombia, general Nicacio Martínez (c) y el presidente Iván Duque (i) durante una ceremonia militar de diciembre del año pasado EFE

Una docena de oficiales, incluido un general, fueron dados de baja del ejército en Colombia por un escándalo de escuchas ilegales a políticos, periodistas y jueces desatado en enero y revitalizado este viernes con una publicación periodística sobre nuevas irregularidades.

"Hoy se apartarán del cargo y se retirarán del servicio activo once oficiales; asimismo, un brigadier general solicitó su retiro voluntario del servicio activo", dijo el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, en rueda de prensa en Bogotá.

Trujillo aseguró que los uniformados, cuyos nombres y cargos no reveló, dejan la institución como consecuencia de investigaciones disciplinarias internas por el "empleo irregular de las capacidades de inteligencia militar".

Las pesquisas se iniciaron en enero tras la publicación, ese mismo mes por parte de la revista Semana, de indicios y testimonios que comprometen a efectivos del ejército en la interceptación de teléfonos y correos electrónicos de personalidades, sin orden judicial y con aparentes fines políticos.

Uno de los militares involucrados en el escándalo dijo al medio periodístico que recibió la orden de entregar la información recolectada sobre una magistrada a "un reconocido político del Centro Democrático", el partido en el poder que lidera el senador y expresidente Álvaro Uribe (2002-10).

La fiscalía abrió entonces una investigación. El gobierno de Iván Duque cuestionó cualquier ilegalidad y anunció una indagación interna, que según explicó el comandante de las fuerzas militares, general Luis Fernando Navarro, terminó a finales de marzo.

Semana indicó en enero que las irregularidades llegaron a oídos del ministro de Defensa, quien por ello habría pedido la baja del comandante del ejército, general Nicacio Martínez. Este militar de alto rango dejó el cargo a finales de diciembre en medio de homenajes del presidente.

Mientras que en la edición de este domingo, reveló que el Ejército colombiano espió hasta hace pocos meses a por lo menos 130 personas, entre ellos periodistas nacionales y extranjeros que habitualmente cubren el conflicto armado y la corrupción militar.

coronavirus

Coronavirus: Ecuador es el país con más periodistas fallecidos

Leer más

Entre los periodistas que fueron objeto de seguimientos informáticos están varios estadounidenses, como corresponsal del diario The New York Times, Nick Casey; el fotógrafo independiente Stephen Ferry, y Lynsey Addario, que ha trabajado para varios medios internacionales.

Según la revista, el espionaje tuvo lugar entre febrero y diciembre de 2019 y además de los periodistas los militares también hicieron seguimientos informáticos a “exministros, funcionarios de la Presidencia, políticos y sindicalistas, entre otros”, de quienes hacían perfiles que incluían hasta familiares y contactos sociales.

Semana, que tuvo acceso a decenas de documentos y entrevistó a más de diez fuentes, denunció también que “las unidades involucradas recibían ayudas económicas de una agencia de inteligencia extranjera”.

“Esa agencia de inteligencia extranjera entregaba a los batallones de ciberinteligencia aproximadamente 400.000 dólares anuales para adquirir equipos y herramientas informáticas”, detalla la investigación.

He dicho, desde inicio de mi Gobierno, que no toleraré a quienes deshonren el uniforme o realicen prácticas contrarias a la ley

Iván Duque, 
​presidente de Colombia 

DUQUE PIDE SANCIONES 

El presidente de Colombia, Iván Duque, pidió este sábado sanciones severas por el escándalo que involucra a efectivos del ejército que realizaron seguimientos de inteligencia a periodistas locales y estadounidenses, sindicalistas, oenegés y políticos.

"Reitero mi rechazo contundente a cualquier acción de seguimiento. Perfilar periodistas, políticos y funcionarios de Presidencia debe ser investigado a fondo y sancionado con severidad", afirmó Duque a través de su cuenta de Twitter.