Pedro Castillo defiende la moción de destitución ante el Congreso

  Mundo

Pedro Castillo defiende la moción de destitución ante el Congreso

Es el segundo pedido del Congreso. Para sacarlo se requieren 87 votos 

Presidente Pedro Casti (7956995)
El presidente del Perú pedro Castillo a su salida del Congreso, hoy lunes 28 de marzo en Lima (Perú).  . EFE/  Paolo Aguilar

El presidente de Perú, Pedro Castillo, llegó ayer al Palacio Legislativo en Lima para ofrecer sus descargos sobre los puntos en los que se sustenta la moción de destitución y que se debía debatir y votar con miras a sacarlo del poder.

A bordo de un auto blindado y acompañado de varios ministros de Estado, Castillo llegó ataviado con la banda presidencial a la sede del Congreso, en el centro de la capital peruana, donde fue recibido por parlamentarios de su agrupación política, Perú Libre.

fujimori

El primer ministro peruano compara a Fujimori con Hitler

Leer más

El jefe de Estado fue citado este lunes 28 de marzo de 2021, día en el que se cumplieron ocho meses en el poder, ante el pleno del Parlamento para defenderse del segundo pedido de destitución presidencial lanzado por un sector de la oposición política en su contra, el octavo proceso de este tipo que un presidente peruano afronta desde 1992.

Por ahora la destitución se vislumbra poco probable, ya que la oposición más férrea cuenta con unos 65 votos asegurados y podría llegar hasta los 73 si Alianza Para el Progreso (APP) y Acción Popular (AP) alinean a sus miembros discordantes.

Aún así, para destituir al presidente se requieren 87 votos de los 130 miembros del Legislativo, lo que requeriría de, al menos, un voto a favor de la destitución del partido marxista Perú Libre, que llevó al poder a Castillo, o del izquierdista Juntos por el Perú.

Pero de aprobarse la destitución presidencial, como ocurrió en 2020 con el entonces gobernante Martín Vizcarra, Perú se verá sumido en un nuevo capítulo de la profunda crisis política y moral que atraviesa desde 2016 y que, sin contar esta eventual salida de Castillo, se saldó con la caída de tres presidentes y la disolución del Congreso.