Mundo

¿Qué complicaciones genera la muerte de Soleimani para Estados Unidos?

La decisión la tomó Donald Trump. El Congreso no conocía de esta orden.

Teherán
TEHERÁN. Decenas de personas se manifiestan frente a la embajada de Estados Unidos en esta ciudad.ARIF ALI / AFP

Para Washington, según la BBC de Londres, Qasem Soleimani era un hombre con las manos manchadas de sangre estadounidense. Es más, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este viernes que el general iraní debió haber sido asesinado "hace muchos años".

83f716406a5f6a9402c3028b988656a8483ea52e

Por qué EE.UU. mató al general iraní Soleimani

Leer más

A esta hora, medio mundo conoce el perfil del Soleimani: que tenía 62 años, que era uno de los personajes más populares de Irán y un temido adversario de Estados Unidos y de sus aliados. Jefe de la Fuerza Qods de los Guardianes de la Revolución, a cargo de las operaciones exteriores de la república islámica.

Lo que pocos entienden es por qué Trump decidió que ya le había llegado la hora. El presidente de Estados Unidos considera que es un ajuste de cuentas, un tema de justicia. Así lo dio a conocer a través de su cuenta de Twitter: "El general Qasem Soleimani ha matado o gravemente herido a miles de estadounidenses durante un largo periodo y tramaba matar a muchos más (...) Era directa e indirectamente responsable de la muerte de millones de personas".

Para Washington la decisión del ataque fue disuasorio.

Que el general Soleimani, según un comunicado del Pentágono, estaba "desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidense en Irak y en toda la región".

El secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó que Soleimani tramaba "una acción importante" que amenazaba la vida de cientos de estadounidenses y que era "inminente".

Estados Unidos ha seguido de cerca los pasos de Soleimani y podría haberlo atacado antes. El jueves por la mañana, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, advirtió que Estados Unidos no dudaría en tomar "medidas preventivas" si tenían información sobre nuevos ataques. También dijo que el asesinato de un contratista estadounidense la semana pasada en un ataque con cohete contra una base en Kirkuk, atribuido por Washington a un grupo proiraní, significaba que "el juego había cambiado".

Probablemente lo lamentarán, y estamos preparados para ejercer la defensa propia y detener más comportamiento ofensivo por parte de estos grupos, todos los cuales están respaldados, dirigidos y financiados por Irán

Mark Esper,
jefe del Pentágono

UN ESCENARIO RECIENTE

"Debió haber sido asesinado hace muchos años", dice Trump. Para trata de entender este mensaje, hay que revisar el escenario reciente.

El pasado día 27 de diciembre, un ataque con más de 30 cohetes contra la base militar K1 de Kirkuk, en el norte de Irak, provocó la muerte de un contratista estadounidense y dejó varios heridos entre los militares estadounidenses e iraquíes que se encontraban en las instalaciones.

Las operaciones iraníes previas —contra petroleros en el golfo, el derribo de un vehículo aéreo estadounidense no tripulado, incluso el mayor ataque contra una instalación petrolera saudita.

Estados Unidos considera que la milicia chií Kata'ib Hizbulá (KH) es responsable de los ataques que, desde mediados de octubre, tienen como objetivo bases militares e instalaciones gubernamentales donde se encuentra personal estadounidense que apoya al Ejército iraquí. El asalto el martes de esta semana a la embajada estadounidense en Bagdad.

¿QUÉ OCURRIRÁ AHORA?

No hay dudas de que Washington espera que la acción contra el número dos de Irak sea disuasoria. Quienes no piensan igual son los líderes de todo el planeta.

Este viernes había preocupación y un temor generalizado. Se temía una mayor escalada de la tensión de consecuencias difíciles de predecir en la convulsa zona de Oriente Medio.

"El mundo no puede permitirse otra guerra en el golfo Pérsico", alertó el secretario general de la ONU, António Guterres, quien defendió una reducción de la tensión en la región y consideró que "este es un momento en el que los líderes del mundo deben ejercer la máxima contención".

En medio de las promesas del líder de Irán, Alí Jameneí, y el dirigente del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, de que habrá venganza por la muerte de Soleimaní y las amenazas de una "respuesta rápida y directa" de los rebeldes hutíes del Yemen contra Estados Unidos, la comunidad internacional comparte en líneas generales su preocupación por lo ocurrido y sus eventuales consecuencias.

Así, los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y Rusia, Vladímir Putin, alertaron de que la acción "puede agravar seriamente la situación" en Oriente Medio.

Previamente Moscú había dado un paso más allá, al calificar el ataque de "paso aventurero que conducirá a un aumento de la tensión en toda la región", y de "corto de miras" y con "consecuencias muy negativas para todo el sistema de seguridad internacional" el "asesinato" del general iraní, quien, recordó, ordenó combatir al Estado Islámico (EI) mucho antes de que Washington creara la coalición internacional contra el terrorismo yihadista.

TEMOR EN BAGDAD

Embajada
BAGDAD. La seguridad se redobló en la embajada de Estados Unidos en la capital de IrakKYLE TALBOT / EFE

La embajada de Estados Unidos en Irak instó a salir inmediatamente del país a los estadounidenses y recomienda que lo hagan preferiblemente por avión, en un comunicado difundido hoy viernes en el que reitera las medidas de seguridad y precaución difundidas para 2020 por el Departamento de Estado norteamericano.

La embajada estadounidense suspendió sus operaciones el pasado 1 de enero un día después del acoso a su sede, que el comunicado oficial atribuyó a "los ataques de milicias en el complejo de la Embajada de EE.UU.".

ALERTA EN NUEVA YORK

Seguridad Nueva York
NUEVA YORK. Decenas de policías recorren esta ciudad estadounidense, como medida de seguridad ante posibles ataques.EDUARDO MUNOZ ALVAREZ / AFP

Sin la aprobación del Congreso, el Gobierno de Estados Unidos le ha declarado la guerra a Irán esta noche. El pueblo estadounidense no ha tenido voz en el asunto

Bill de Blasio,
alcalde de Nueva York

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, aseguró hoy viernes que se ha coordinado con los mandos de la Policía para "estar vigilantes" y proteger localizaciones clave de la ciudad "ante cualquier intento de Irán y sus aliados terroristas de tomar represalias contra Estados Unidos". El edil neoyorquino auguró que "durante un largo periodo de tiempo" se debe estar atentos ante esta "amenaza".

De Blasio, que compareció junto a altos cargos de la Policía, recordó que "durante los últimos 20 años, Nueva York ha sufrido los resultados del terrorismo" y advirtió que, desde anoche, "nos enfrentamos a una realidad diferente: estamos en un estado de guerra de facto entre EE.UU. e Irán y nadie sabe qué pasará".

"En las décadas recientes no nos hemos enfrentado a la realidad de una guerra con el Gobierno de un país grande con una red internacional terrorista a su disposición, y no hace falta recordar que Nueva York es el objetivo terrorista número uno en EE.UU.", sostuvo.

"No queremos asumir cosas, pero sabemos que históricamente Irán y sus aliados han estado interesados en las localizaciones de Nueva york más prominentes y conocidas internacionalmente", agregó, señalando que en algunos casos se reforzarán los controles de acceso mediante "revisiones de mochilas".

De Blasio matizó que no quiere ser "alarmista" y expresó su confianza plena en la Policía y las agencias del orden, pero pidió a los ciudadanos estar en "constante vigilancia" y seguir el lema de las autoridades: "Si usted ve algo que le preocupa, diga algo".

URGENTE. Anuncian despliegue de 3.500 militares más

Washington anuncia que desplegará hasta 3.500 soldados adicionales en Medio Oriente para reforzar la seguridad de los intereses estadounidenses en la región.

Estos soldados pertenecen a una fuerza de reacción rápida de la 82a división aerotransportada, que se encontraba en estado de alerta desde el ataque del martes contra la embajada de Estados Unidos en Bagdad.

EL CONGRESO NO SABÍA DEL ATAQUE

La presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, se quejó de que el ataque estadounidense en suelo iraquí, fuera llevado a cabo "sin consultarlo al Congreso". "La Administración Trump ha llevado a cabo ataques en Irak contra militares de alto nivel, matando al comandante de la Fuerza Quds, Qasem Soleimani, sin una Autorización para el Uso de la Fuerza Militar contra Irán. Además, esta acción se llevó a cabo sin consultarlo al Congreso", escribió en Twitter la demócrata.

Al hilo de esto, en un comunicado pidió que las cámaras legislativas "sean inmediatamente informadas en este asunto tan serio y de los siguientes pasos a tener en cuenta por parte de la Administración, incluyendo el creciente aumento del despliegue de tropas en la región".

Además, en el mismo escrito, señaló que el ataque "arriesga provocar un peligroso crecimiento de la violencia" y afirmó que "EE.UU. y el mundo no pueden permitirse tener una escalada de la tensión hasta un punto de no retorno", en referencia a esta acción perpetrado con un dron en Bagdad, en la que también pereció el vicepresidente de las milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes.