Mundo

Un monje budista tailandés apoya el aborto legal y los derechos LGBT

El religioso de 50 años no tiene interés en lo que opinen las personas sobre su apoyo a este colectivo.

5VHXQD3D2RH4JCMSDLVHEKPQGM
El monje pertenece a una orden de un tempo al norte de Bangkok, Tailandia..EFE

Shine Waradhammo, un monje taildandés de 50 años, se ha convertido en un llamativo defensor de la legalización del aborto y los derechos del colectivo LGTB en Tailandia.

El monje, perteneciente a un templo en el norte de Bangkok, explicó a EFE que cuando se ordenó hace 30 años tenía una visión negativa del aborto y las personas LGTB, pero cambió su opinión mientras aprendía más sobre este asunto.

"Me di cuenta poco a poco de que el tema de los LGTB y el aborto está relacionado con la discriminación de género y con prejuicios impuestos por la sociedad", señala el religioso, que escribe habitualmente sobre este tipo de asuntos en un medio local.

En un país donde muchos piensan que el aborto es pecado y las personas LGTB son así por su mal karma acumulado en vidas pasadas, la opinión progresista de este monje es casi subversiva, principalmente entre la jerarquía budista.

Shine insiste en que los monjes tienen libertad para hablar sobre estos asuntos, aunque reconoce que el abad de su templo no usa internet y por eso no ha leído los artículos en los que expresa sus opiniones contra la sociedad patriarcal, de la que opina que surgen los prejuicios contra las mujeres y las personas LGTB.

El religioso, que también imparte budismo en una escuela local, afirma que los libros escolares decían que las personas LGTB tienen problemas para controlar sus emociones hasta que los tomos fueron corregidos hace un año.

Las personas LGTB tienen prohibido por las autoridades budistas ordenarse como monjes y, aunque son tolerados, sufren habitualmente discriminación en las escuelas y a la hora de buscar trabajo.

El aborto es un tema aún más sensible desde el punto de vista religioso, ya que, aunque no hay un dogma específico, la mayoría de los budistas consideran que contradice uno de sus principios fundamentales: "No matar".

Sin embargo, Shine destaca que, en su opinión, es también importante entender y prevenir el sufrimiento de la mujer que no está preparada para ser madre.