Mundo

Fin del misterio: Kim Jong-un reaparece en público

El líder norcoreano inauguró una planta de fertilizantes tras semanas de ausencia. Su salud fue objeto de especulaciones

Corea del Norte
La gente mira una pantalla de televisión que muestra una imagen del líder norcoreano Kim Jong -un asistiendo a la inauguración de la fábrica de fertilizantes fosfáticos SunchonAFP

El líder norcoreano Kim Jong-un compareció en público, por primera vez en 20 días, el  pasado viernes 1 de mayo para inaugurar una fábrica de fertilizante, lo que disipa los rumores que habían corrido sobre su estado de salud -o incluso su muerte- tras su ausencia de varias conmemoraciones oficiales. 

Las imágenes que distribuyó ayer la agencia estatal norcoreana KCNA le muestran sonriente, cortando el lazo inaugural y charlando en actitud relajada con funcionarios de la nueva planta.

Kim Jong-un

¿Kim Jong-un ha muerto? Esto es lo que dicen medios internacionales

Leer más

Un video emitido en la televisión norcoreana muestra a Kim, vestido de negro, a su llegada a la enorme fábrica, saludado por un público enfervorecido que agita banderas norcoreanas. Camina aparentemente relajado y sin mascarilla protectora. Una de las opciones que se barajaban sobre la desaparición de Kim era que el líder se hubiera aislado para protegerse de la pandemia de coronavirus, aunque oficialmente Corea del Norte no ha reconocido ningún caso hasta el momento.

El líder norcoreano, de 36 años, no había sido visto en público desde el 11 de abril, cuando presidió una reunión del Politburó del Partido de los Trabajadores en la que su hermana fue confirmada como miembro suplente de ese organismo dirigente. Desde entonces había faltado a la ceremonia para conmemorar el aniversario del nacimiento de su abuelo y fundador del régimen, Kim Il-sung, el día 15 de abril, una de las fechas más simbólicas en el calendario de este país. También había dejado de asistir a los actos del aniversario de la fundación de las Fuerzas Armadas, el día 25.

El estado de salud del líder norcoreano, Kim-Jong-un, es un secreto de Estado muy bien guardado, en un país donde la libertad de prensa no existe

El digital Daily NK, gestionado principalmente por desertores norcoreanos en el Sur, fue el primero en publicar que Kim había sido operado del corazón, por problemas relacionados con su peso, su hábito fumador y su carga de trabajo. Poco después, la cadena de televisión CNN citaba a una fuente estadounidense que aseguraba que los servicios secretos de ese país seguían cuidadosamente informes que indicaban que la salud del dirigente podría estar “en grave peligro” tras una operación. Una revista japonesa iba más allá y daba al mandatario por muerto.

kim1

Corea del Norte: Kim Jong-un sería sucedido por su implacable hermana Kim Yo-jong

Leer más

Seúl, mientras tanto, insistía siempre en que no había detectado movimientos fuera de lo común que pudieran indicar algún problema grave en torno al líder norcoreano. La página especializada en información de Corea del Norte 38 North analizaba imágenes vía satélite para concluir que el tren especial de Kim probablemente había estado en la localidad playera de Wonsan, en la costa este norcoreana, los días 21 y 23 de abril. El digital NKNews, por su parte, también recurría a imágenes vía satélite para detectar movimientos en los yates de lujo del líder en las aguas cercanas a Wonsan. Además, el consejero de Seguridad Nacional en Seúl, Moon Chung-in, declaraba a CNN que el líder norcoreano “está vivo y en buen estado de salud”.

Pero los rumores se resistían a desaparecer. El jefe de los servicios secretos taiwaneses, Chiu Kuo-cheng, había asegurado esta semana que Kim estaba “enfermo”. El desertor norcoreano y recién electo parlamentario en el Sur Ji Seon-ho se declaraba este mismo viernes “seguro al 99%” de que el mandatario había fallecido, sin ofrecer fuentes.

No es la primera vez que Kim desaparece de la vida pública. En 2014 estuvo alejado de los actos oficiales durante seis semanas, antes de reaparecer utilizando un bastón para caminar. Entonces, los servicios secretos surcoreanos apuntaron que había sido operado del tobillo para extirparle un quiste. Los medios del Norte reconocieron que sufría una “condición física incómoda”.