Una 'lista de deseos' para los haitianos que logran entrar en EE. UU.

  Mundo

Una 'lista de deseos' para los haitianos que logran entrar en EE. UU.

Personas anónimas colaboran para ayudar a los refugiados que llegan después de una dura travesía. En estos días, el trabajo de las ONG aumentó

Haitianos
Miles de migrantes haitianos cruzan ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México.EFE

Pasta, galletas, mochilas, pañales y champú son algunos de los bienes que recibe cada día un refugio en Del Río (Texas, EE.UU.) gracias a una ‘lista de deseos’ en la que colaboran cientos de personas anónimas para ayudar a los refugiados recién llegados al país.

Esta semana no fue menos: el centro recibió en un día casi cincuenta paquetes en una hora con productos para dar la bienvenida a los migrantes, en su mayoría haitianos, que llegaban a la vez en furgonetas de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, en sus siglas en inglés), tras pasar varias noches debajo del puente internacional de la localidad texana.

“Sin la ayuda de tantísima gente no podríamos subsistir. Gracias a la ‘lista de deseos’ podemos atender a esta gente que llega tras una travesía muy dura”, cuenta, apresurada, la directora de la Coalición Humanitaria Fronteriza Val Verde, Tiffany Borrow.

En los últimos días los voluntarios de esta organización han trabajado sin descanso para poder acomodar a cientos de migrantes, que han llegado tras un cruce masivo en la frontera entre Ciudad Acuña (México) y Del Río.

Haití

Denuncian el "maltrato" de Inmigración contra haitianos en la frontera

Leer más

Aún así, los niveles son “todavía similares” a los registrados en agosto, cuando también hubo un aumento de cruces de migrantes indocumentados, según el pastor Shaun Young, de la Iglesia de la Ciudad de Del Río.

“Esto no quiere decir que no esperemos un pico en los próximos días”, advierte Young, que recuerda que durante el mes de agosto su iglesia atendió a unos 4.000 migrantes que acababan de cruzar la frontera.

Mientras cuenta sobre la labor que realizan, llega el segundo cargamento de paquetes.

Cerca se encuentra un padre de familia haitiano, de unos 30 años, que mira con curiosidad la escena y pregunta en correcto español si hay algún biberón para su hijo pequeño.

Este hombre, que prefiere no identificarse, dice que el trato recibido por estas organizaciones es “magnífico” y asegura que el refugio “tiene de todo”. Él durmió en los últimos días en un campamento improvisado debajo del puente internacional de Del Río junto a otros 13.000 migrantes, aunque la última noche la pasó en el centro de detención junto a su esposa y sus dos hijos.

Haitianos
En este paso por la zona, muchas personas buscan colaborar con víveres y artículos de primera necesidad.EFE

Con la idea de tratar de controlar esa situación, Estados Unidos empezó el domingo pasado a deportar a decenas de los haitianos retenidos en el campamento improvisado bajo el puente y trasladó a otros a diferentes lugares de la frontera, como Eagle Pass, a unos 90 kilómetros al sureste.

El lunes, el secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., Alejandro Mayorkas, dijo en una rueda de prensa en Del Río que la intención del Gobierno de Biden es aumentar la capacidad de los tres vuelos diarios de deportación en dirección a Puerto Príncipe, la capital de esa nación caribeña.

Haití

Texas intenta frenar el ingreso de migrantes con una "barricada" de vehículos

Leer más

Sobre esta decisión, el pastor Young considera que las autoridades migratorias “tienen una misión complicada y un problema muy grande” en la frontera, por lo que entiende que usen “todas sus estrategias dentro de la legalidad” para mejorar la situación.

“Todo lo que podemos hacer nosotros es preocuparnos de los que sí recibimos aquí, en el refugio, a diario”, agrega Young, que lleva casi 35 años en la iglesia local.

El lunes pasado, la coalición Humanitaria Fronteriza Val Verde recibió en el albergue a unos 100 migrantes, que después de asearse y comer, debían comprar un boleto de autobús para ir a San Antonio, la ciudad cercana más grande.

Desde ahí, estos migrantes, mayoritariamente haitianos, tomarán otros autobuses o vuelos hacia las ciudades donde están sus familiares directos para empezar una nueva vida en territorio estadounidense.