Xiomara Castro busca hacer historia en Honduras, un país de machistas

  Mundo

Xiomara Castro busca hacer historia en Honduras, un país de machistas

Pandemia, pobreza y corrupción, los mayores desafíos para la nueva presidenta que asume hoy. La primera mujer en el cargo  

honduras
La presidenta electa de Honduras Xiomara Castro (i) saluda a su llegada a la sede del Congreso Nacional , en Tegucigalpa. Gustavo Amador / EFEEFE

Xiomara Castro, líder del Partido Libertad y Refundación (Libre, izquierda), hará historia hoy al asumir como la primera mujer en llegar a la Presidencia de Honduras, un país donde proliferan las actitudes machistas y con altos índices de violencia contra las mujeres.

“La victoria de la primera mujer presidenta en Honduras representa un gran paso en la influencia que estamos ejerciendo las mujeres en diferentes aspectos sociales y políticos”, dijo la titular del Comisionado de Derechos Humanos, Blanca Izaguirre.

La nueva presidenta llega al poder 67 años después de la conquista más importante en la vida política de las mujeres: que les reconocieran el derecho a votar en las elecciones generales.

xiomara

Xiomara Castro recibe credencial como presidenta constitucional de Honduras

Leer más

“Hace 67 años que se nos permitió votar, el camino para una mujer en Honduras no ha sido fácil, pero hoy es trascendental y ocupamos los cargos necesarios para lograr los cambios que anhelamos”, subrayó Izaguirre.

Fue el 25 de enero de 1955, durante la administración de Julio Lozano, cuando se emitió el decreto para que las mujeres votaran, lo que pudieron hacer para elegir al presidente José Ramón Villeda Morales (1957-1963), quien fue derrocado el 3 de octubre de 1963 cuando estaba por concluir su mandato de seis años.

Castro, administradora de empresas y casada con el expresidente Manuel Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009 cuando promovía reformas constitucionales que la ley le impedía, dirigirá Honduras hasta el 27 de enero de 2026, tras ganar las elecciones del 28 de noviembre pasado con un amplio margen, y sustituye en el cargo a Juan Orlando Hernández, quien ha gobernado el país desde 2014.

Honduras registra “un avance significativo” en la participación de la mujer en política, pero ellas todavía siguen sufriendo violencia, desapariciones forzadas, violaciones, represión e intimidación debido a la “indiferencia de muchas autoridades”, señaló Izaguirre.

En Honduras, con 9,5 millones de habitantes, más del 51 % son mujeres, pero eso no se ve reflejado en los círculos de poder debido a la inequidad y falta de oportunidades que padecen muchas de ellas, en un país centroamericano donde además sufren violencia de género.

Los problemas que afectan a las mujeres hondureñas “no se resuelven solo con la llegada de ella (Xiomara Castro), se necesitan cambios culturales progresivos”, dijo Regina Fonseca, coordinadora del Programa de Fortalecimiento del Derecho a decidir de las Mujeres.

Una precaria situación económica, la pandemia de COVID-19 en alza, altos índices de pobreza y corrupción, más el narcotráfico que salpicó al presidente saliente, Juan Orlando Hernández, son algunos de los desafíos para la mandataria electa de Honduras, Xiomara Castro. La crisis sanitaria no solo ha dejado unos 10.500 muertos y 388.000 contagios, también llevó a la quiebra o cierre temporal a micros, pequeñas, medianas y grandes empresas, lo que derivó en que unas 500.000 personas se quedaran sin empleo, según fuentes del sector.

Según analistas, antes de la pandemia la pobreza afectaba a más del 60 % de los 9,5 millones de hondureños, pero luego de dos años y el daño que causaron las tormentas tropicales Eta e Iota, la cifra de pobres supera el 70 por ciento.