Una histórica cita mundial para despedir a la reina Isabel II

  Mundo

Una histórica cita mundial para despedir a la reina Isabel II

El nuevo monarca Carlos III brindó una recepción con cerca de 500 autoridades.  El Gobierno británico ha preferido mantener al mínimo los mensajes políticos

biden
Londres. Joe Biden junto con su esposa también llegaron hasta el sitio donde es velada la reina Isabel IIANNABEL MOELLER / UK PARLIAMENT

La muerte de la reina Isabel II ha reunido en Londres a cientos de jefes de Estado y dignatarios de todo el mundo, que ayer asistieron a una recepción ofrecida por el nuevo monarca británico, Carlos III, antes del funeral de Estado que se oficiará hoy en la abadía de Westminster.

reina Isabel II

Misteriosa carta que la reina Isabel II dejó no podrá abrirse hasta 2085

Leer más

Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, estuvieron entre los cerca de 500 invitados al palacio de Buckingham, junto con mandatarios como el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, los emperadores de Japón, Naruhito y Masako, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y soberanos de las casas reales europeas.

Los reyes eméritos de España, Juan Carlos I y Sofía, acudieron asimismo a la recepción. Ambos accedieron juntos al palacio, algo más de media hora antes de la llegada de los actuales jefes de Estado españoles.

El Ministerio de Exteriores del Reino Unido, que coordina la organización del funeral de Isabel II, ha dispuesto autobuses para trasladar a la mayoría de dignatarios a los principales actos previstos durante estos días a fin de facilitar la movilidad por el centro de la capital británica. Biden, así como el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el rey Abdulá II de Jordania y otros líderes tienen, pese a todo, el visto bueno del Gobierno para circular en sus propios vehículos.

biden 2
Centenares de invitados llegaron al velorio de la reina Isabell IIANDY BAILEY / UK PARLIAMENT / HA

A las 11:35 de este lunes (12:35 en la España peninsular), el féretro de Isabel II recorrerá el breve espacio que separa el vestíbulo donde se ha ubicado estos días la capilla ardiente de la abadía de Westminster, donde se celebrará el funeral de Estado. Cerca de 2.000 invitados de todo el mundo acuden a las exequias de Isabel II. Detrás del ataúd, sobre un armón militar arrastrado por 142 miembros de la Marina Real, caminarán el nuevo monarca, Carlos III, y otros miembros de la familia real británica.

Dos minutos antes de que concluya el funeral, a las 11:58 hora local, se guardará en la abadía, y por todo el Reino Unido, un silencio solemne en honor a la reina fallecida. Habrá un último cortejo fúnebre por las calles de Londres. El féretro desfilará, ante la mirada de decenas de miles de británicos concentrados en la orilla del recorrido, desde Westminster hasta el Arco de Wellington. Allí será traspasado a un coche fúnebre, que lo llevará hasta el castillo de Windsor, la residencia donde Isabel II pasó, primero con su marido Felipe de Edimburgo, luego en soledad, los largos meses de la pandemia.

reina isaa

El gran desafío logístico tras el deceso de Isabel II

Leer más

En la Capilla de San Jorge, donde ya reposan los restos del príncipe consorte, se celebrará el servicio religioso definitivo para despedir a Isabel II, antes de que su hijo, Carlos III, participe junto a sus hermanos y a otros miembros de la familia real en un acto privado. Será el nuevo rey quien esparza un puñado de tierra sobre el ataúd de su madre antes de que sea enterrado junto al de su esposo.

Este lunes ha sido declarado día de fiesta nacional en todo el Reino Unido. El nuevo monarca agradeció a los ciudadanos, en un mensaje a última hora del domingo, todas las muestras de cariño ofrecidas durante los 11 días de luto. Londres ha recibido más de un millón de visitantes, y los alrededores del palacio de Buckingham y de Westminster Hall han sido todo un desafío logístico para la policía y los voluntarios de la organización. Pero han sido pocos los incidentes o altercados de unas jornadas en las que los británicos y los turistas han desplegado un enorme ejercicio de respeto hacia la memoria de la monarca.

A pesar de la enorme congregación de líderes mundiales en Londres, el Gobierno británico ha insistido en los últimos días en que la reunión en Londres tiene como objeto rendir homenaje a Isabel II y quiere mantener al mínimo los mensajes políticos.