Los diálogos abren esperanza hacia un acuerdo en Ucrania

  Mundo

Los diálogos abren esperanza hacia un acuerdo en Ucrania

Rusia anuncia que reducirá la actividad militar en Kiev. Doce personas mueren en otro ataque en Mikolaiv. La UE soporta la crisis de los refugiados

Ukrainians who were ev (7959899)
Los ucranianos evacuados de Mikolaiv esperaban ayer un tren en una estación ferroviaria de Odesa.STEPAN FRANKO / EFE

Aún no es un alto el fuego, pero las negociaciones de ayer en Estambul entre Rusia y Ucrania parecen haber sentado ciertas bases para un posible acercamiento que abre la vía hacia un tratado internacional que podría poner fin a la guerra. El punto clave es la futura neutralidad de Ucrania y el compromiso de no adherirse a la OTAN ni otras alianzas militares.

A cambio, Kiev exige un tratado internacional con al menos once países que le ofrezcan garantías de seguridad para protegerlo contra cualquier agresión o ataque militar de Rusia.

cb1456dba0dc6ef341387e049ebe64eca4e9de89w

Biden espera ver "acciones" de Rusia para valorar negociaciones con Kiev

Leer más

Si se dan estas garantías, “Ucrania aceptará ser neutral, no tendrá armas nucleares ni permitirá bases militares extranjeras en su territorio”, dijo en Estambul el negociador ucraniano Oleksander Chalyi. Los avances alcanzados permitieron concluir las conversaciones en el primer día y no habrá reunión hoy.

El jefe de la delegación rusa, Vladímir Medinski, confirmó las grandes líneas del acuerdo propuesto: neutralidad permanente de Ucrania, libre de armas nucleares y sin tropas extranjeras, a cambio de garantías multilaterales para Kiev.

Según Ucrania, estos países serían los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Reino Unido, China, Rusia, Estados Unidos y Francia), así como Turquía, Alemania, Canadá, Polonia, Italia e Israel.

En el caso de un ataque o una agresión contra Ucrania, Kiev podría exigir consultas en tres días y, si no se resolviera el asunto por vía diplomática, tendría derecho a asistencia militar, incluida la declaración de una zona de exclusión aérea, precisó el parlamentario. El resultado más concreto sobre el campo de batalla fue el anuncio de la delegación rusa de que sus tropas reducirán su presión militar sobre Kiev y otras ciudades en Ucrania.

Pese a los avances de ayer, las conversaciones no solucionan la cuestión de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Dónetsk y Lugansk, en el Donbás (sureste de Ucrania), que Rusia ha reconocido como independientes, pero que Kiev quiere recuperar.

Respecto a la península de Crimea, que Rusia anexionó de forma ilegal en 2014, el representante ucraniano Mikhailo Podolyak señaló que se propone un plazo de 15 años para resolver el asunto, sin que ni Rusia ni Ucrania recurran a la fuerza en este período.

La guerra en Ucrania ha provocado el mayor éxodo en Europa desde la II Guerra Mundial, con 3,9 millones de personas atravesando las fronteras de su país en busca de refugio en la UE. La UE se prepara para una larga crisis de refugiados que podría desplazar hasta 10 millones de personas. Mientras tanto países como Alemania y Polonia reclaman a Bruselas 1.000 euros por cada persona acogida que huya de la guerra en Ucrania.

Pese a las negociaciones, al menos 12 personas han fallecido y hay 33 heridos en un nuevo ataque ruso producido ayer en un edificio administrativo de Mikolaiv, ciudad situada al sur de Ucrania.

El gobernador de Mikolaiv, Vitali Kim, informó del ataque ruso y precisó que muchas de las personas que estaban trabajando en el edificio “escaparon milagrosamente” del mismo, pero que seguían buscando a algunos soldados y civiles que permanecían atrapados entre los escombros.

La viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, anunció ayer que el Gobierno de Kiev ha negociado con Rusia la creación de tres corredores humanitarios para evacuar a civiles de las zonas asediadas. El primero permitirá la salida de civiles de la ciudad portuaria de Mariupol, en el sureste, hasta Zaporiyia. El segundo corredor permitirá la evacuación de los residentes de Melitopol (sur), a donde llegará un convoy con ayuda humanitaria que evacuará a civiles con destino también a Zaporiyia. El último corredor conectará con Zaporiyia la localidad de Energodar (sur), también bajo control del ejército ruso. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) anunció que no participará en las evacuaciones que el Gobierno de Ucrania ha dicho haber negociado con Rusia.