Demócratas de EE.UU. proponen despenalizar la marihuana en todo el país

  Mundo

Demócratas de EE.UU. proponen despenalizar la marihuana en todo el país

Al momento la sustancia ya es legal en 18 de los 50 estados de la unión americana. La propuesta incluye compensar a afectados

demoicrata
el líder de la mayoría demócrata en el Senado Chuck Schumer.cortesía

El líder de la mayoría del Senado de EE.UU., el demócrata Chuck Schumer, presentó este miércoles una propuesta de ley para despenalizar el consumo a nivel federal de la marihuana, una sustancia que ya es legal en 18 de los 50 estados del país.

Es la primera vez en la historia de EE.UU. que el líder de uno de los dos partidos en el Senado propone despenalizar la marihuana.

"Estamos aquí para presentar un borrador de una ley para acabar con la prohibición federal sobre el cannabis. Esto es monumental porque por fin estamos dando pasos en el Senado para corregir el daño que hizo la guerra contra las drogas", dijo Schumer en una rueda de prensa.

Schumer enmarcó la despenalización de la marihuana como un paso para reformar el sistema penal de EE.UU., que castiga con penas muy altas la posesión de marihuana, algo que ha afectado de manera desproporcional durante décadas a las minorías hispana y afroamericana.

En la imagen, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. EFE/EPA/Oliver Contreras

EE.UU. revisa su política hacia Cuba para "incentivar" un cambio en la isla

Leer más

En concreto, el proyecto, bautizado Ley de Oportunidades y Administración de Cannabis, eliminaría la marihuana de la lista federal de sustancias controladas y determinaría cuáles son las reglas a las que debe adherirse la industria, que lleva años enfrentando incertidumbre.

Compensar a comunidades pobres

La propuesta también busca compensar a las comunidades de color y aquellas más pobres por los daños que les ha causado la actual política contra las drogas.

Por ejemplo, de ser aprobada, la ley eliminaría de los registros federales todos los arrestos y condenas relacionados con la posesión y consumo de cannabis, siempre que hayan sido no violentos.

En EE.UU., las personas que reciben una condena penal tienen prohibido votar en muchos estados y, además, suelen tener más dificultades para acceder a un trabajo o pedir un crédito por tener antecedentes penales.