El conflicto armado persiste en Colombia cinco años después de su terminación

  Mundo

El conflicto armado persiste en Colombia cinco años después de su terminación

La nueva realidad que esperaban loscolombianos, lejos de afianzarse, va en retroceso por el crecimiento acelerado de las disidencias y sus recurrentes ataques.

colombia
Cientos de indígenas asisten a los funerales de uno de sus líderes asesinados el 24 de enero por grupos armados irregulares.EFE

El conflicto armado colombiano, cuyo fin proclamaron hace cinco años el Gobierno y las FARC, persiste y se recrudece en diferentes partes del país en las que las disidencias de la antigua guerrilla intentan ganar terreno.

duque

Pacto Histórico responsabiliza a Duque de grave situación de DDHH en Colombia

Leer más

La esperanza de la terminación de 52 años de conflicto con las FARC fue proclamada por el Gobierno y esa guerrilla el 1 de febrero de 2017, dos meses después de la firma del acuerdo definitivo de paz, pero esa nueva realidad, lejos de afianzarse, va en retroceso por el crecimiento acelerado de las disidencias y sus recurrentes ataques.

"Yo creo que estamos hablando de un retroceso que fácilmente es una década perdida en materia de mantenimiento del orden público", dijo a Efe el experto en seguridad Jairo Libreros, profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad Externado de Colombia.

Ese retroceso se hizo evidente en este primer mes de 2022 en el que el país volvió a ver ataques que se creía habían quedado en el pasado, como la emboscada de disidencias de las FARC a una caravana de tres vehículos de la ONU y del Consejo Noruego de Refugiados el jueves en el departamento del Guaviare (centro-sur), o la del sábado contra el gobernador del departamento sureño de Caquetá, Arnulfo Gasca, y su numerosa comitiva.

En el primer ataque fueron incinerados dos vehículos pero los funcionarios de los organismos internacionales salieron ilesos, mientras que en la emboscada al gobernador murieron dos policías y tres más quedaron heridos.

A esos hechos se suman la guerra por el control territorial que los frentes 10 y 28 de las disidencias libran contra la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el departamento de Arauca y en el vecino estado venezolano de Apure, con decenas de muertos, o los ataques casi diarios de unos y otros contra el Ejército y la Policía en distintas partes del país.

RETROCESO EN SEGURIDAD

"Durante los últimos cuatro años y medio se perdió la posibilidad de garantizar la seguridad en territorios que antiguamente fueron copados por las FARC. Son territorios en donde las rutas relacionadas con el narcotráfico, el tráfico de armas y las rentas ilícitas eran un objetivo para cualquier otro grupo al margen de la ley", explicó Libreros.

Duque cuestiona todo d (7581704)

Hablar de paz bajo terrorismo solo genera más violencia, dice Duque

Leer más

Según el experto, el descuido del Gobierno, tanto del presidente Iván Duque, como de su antecesor, Juan Manuel Santos, en la parte final de su mandato, "llevó a que perdiéramos espacio" como Estado.

"El fortalecimiento económico que recibieron esas disidencias, el ELN y el Clan del Golfo (banda criminal) les permitió tener la suficiente capacidad para adquirir más armas, fortalecer el reclutamiento y copar los espacios para tener más presencia en el mundo del narcotráfico", explica.

Los ataques de los grupos armados ilegales se han multiplicado en casi todo el país, pero la situación es particularmente delicada en los departamentos del Cauca (suroeste) y Arauca (este), y en las regiones del Catatumbo, fronteriza con Venezuela; Bajo Cauca antioqueño (noroeste) y sur del Pacífico.

CRECIMIENTO DE DISIDENCIAS

Según un informe de agosto pasado de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), los Grupos Armados PosFARC han crecido de manera acelerada en los lugares donde operaba la antigua guerrilla y aunque no se sabe cuántos miles de hombres tienen en armas, operan ya en 138 municipios del país, articulados en dos grandes organizaciones.

Una es la dirigida por alias "Gentil Duarte", consolidada en el suroeste, y la otra es la llamada Segunda Marquetalia, liderada por alias "Iván Márquez", exjefe negociador de paz de las FARC, quien en agosto de 2019 abjuró del acuerdo firmado con el Gobierno, volvió a tomar las armas e intenta imponerse en la zona norte, incluida la franja fronteriza con Venezuela.

Además, hay una tercera categoría, formada por grupos menores, que Pares llama "dispersos", y que actúan principalmente en la región sur de la costa Pacífica.

A esas disidencias responsabiliza el Gobierno de buena parte de los crímenes de líderes sociales y de desmovilizados de las FARC, el más reciente de los cuales ocurrió este domingo en Saravena (Arauca), donde fue asesinado Juvenal Ballén Gómez, la víctima número 300 entre los exguerrilleros y el primero de este año, según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).