Mundo

Brasil y EE. UU. baten récords de muertes por coronavirus

América Latina y el Caribe es la región donde la COVID-19 mata más personas cada día

Coronavirus Brasil
Una persona que murió de COVID-19, en días pasados, es sepultada en el cementerio de Vila Formosa, en las afueras de Sao Paulo, BrasilAFP

Las cifras de fallecidos aumentan vertiginosamente y los tristes récords se acumulan en Brasil y Estados Unidos, donde el coronavirus ya ha matado respectivamente a 25.000 y 100.000 personas, mientras en Europa, que superó este jueves los 175.000 decesos por covid-19, continúa un cauteloso desconfinamiento.

Coronavirus Brasil

Coronavirus en el mundo: La pandemia mata más jóvenes en Brasil

Leer más

En total, la pandemia se ha cobrado más de 355.000 vidas en el mundo, tres cuartas partes de ellas en Europa y Estados Unidos.

Estados Unidos superó el umbral de 100.000 decesos por la COVID-19, y encabeza con distancia la lista seguido por el Reino Unido (37.460), Italia (33.072), Francia (28.596) y España (27.118).

"Hay días en nuestra historia tan sombríos y tan desgarradores que quedan para siempre grabados en nuestros corazones como un duelo conjunto. Y hoy es uno de esos días", reaccionó en Twitter Joe Biden, a punto de convertirse en el candidato demócrata que enfrentará a Donald Trump en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, Estados Unidos no es el país más afectado en términos proporcionales ya que registra 303 casos por cada millón de habitantes, mientras que Bélgica, con 808 decesos por millón de habitantes, España (con 580) y el Reino Unido (con 552) son los tres países donde el nuevo coronavirus ha matado más, si se compara con su población.

En poco más de un mes, el número de muertos en el mundo se ha multiplicado por dos y en las tres últimas semanas ha habido más de 100.000 muertos por coronavirus.

Las cifras son impresionantes pero solo reflejan una parte de la realidad ya que solo toma en cuenta las muertes de personas que habían sido oficialmente diagnosticadas. En países como Brasil o Estados Unidos, por ejemplo, los expertos calculan que los números reales son muy superiores.

En este momento, América Latina y el Caribe es la región donde la COVID-19 mata más personas cada día. El 27 de mayo se registraron 1.891 muertos en la zona, frente a 1.262 en Estados Unidos y Canadá y 1.080 en Europa.

El aumento del número de decesos en América Latina, que registra un total de 842.826 casos de los cuales 45.358 fallecieron, se debe a Brasil, que ya registra 25.598, México (8.597 fallecidos) y Perú(3.983).

DUELO CONJUNTO

El presidente estadounidense Donald Trump sigue presionando a gobernadores y líderes locales para reactivar la maltrecha economía, mientras su principal asesor médico, el inmunólogo Anthony Fauci, advirtió contra los peligros de un desconfinamiento apresurado.

"Eso es realmente tentar al destino y buscar problemas", dijo Fauci a la cadena de televisión CNN.

La pandemia golpea con especial saña al estado de Nueva York, el segundo más poblado del país, con un tercio de los decesos. Su gobernador, Andrew Cuomo, pidió ayuda a las autoridades del estado. "Estamos hablando de la vida de la gente. Hablamos de estados y de vecinos que necesitan una ayuda de verdad", dijo.

Según cálculos realizados por los investigadores del universidad de Massachusetts, el número de muertes debería aproximarse a los 123.000 en el país de aquí al 20 de junio. La Casa Blanca estima que los decesos oscilarán entre 100.000 y 240.000.

UNA LARGA MESETA

Con más de 210 millones de habitantes, Brasil totaliza 411.821 casos y 25.598 muertes por el virus, cifras alarmantes que para especialistas podrían ser hasta 15 veces superiores, debido a la ausencia de pruebas de diagnóstico.

El gigante sudamericano es el segundo país con más casos de covid-19 en el mundo y el sexto en número de decesos.

El virus también alimenta una crisis política en el país, donde el presidente Jair Bolsonaro ha minimizado la amenaza de la pandemia y ha arremetido contra los gobernadores de los estados que han pedido a la gente que se quede en casa.

En las favelas de Rio de Janeiro, donde los habitantes penan para mantener las medidas de higiene y seguridad exigidas en esta pandemia, las operaciones policiales de la "guerra" contra el narcotráfico siguen cobrándose vidas e interrumpen con frecuencia el trabajo humanitario que realizan líderes comunitarios, como el reparto de alimentos y productos de higiene.

Solo en abril, la policía del estado de Rio de Janeiro mató a 177 personas, un 43% más respecto a abril de 2019.