Mundo

Ámsterdam contra la prostitución, y viceversa

Los ciudadanos y negocios de la zona rosa han protestado de forma periódica para evitar el traslado del distrito rojo a las afueras de la ciudad

PROTESTAS-AMSTERDAM-ZONA-ROJA
Rechazo. Ciudadanos y trabajadoras sexuales salieron a protestar en contra del traslado de la zona rosa.Agencia EFE

Trabajadoras sexuales, dueños de pequeños negocios y vecinos de De Wallen, la zona de Ámsterdam que incluye el Barrio Rojo, convocan protestas periódicas contra el plan del municipio de cerrar los ventanales de la prostitución y abrir, como alternativa, un polémico centro erótico alejado del centro turístico de la ciudad.

SUPERVIVIENTES-CIMA-MONTAÑA

Supervivientes de cáncer buscan subir la cima del Pico de Orizaba

Leer más

Las pancartas contra los planes empapelan el municipio y las manifestaciones que, sobre todo ellas, convocan de forma periódica desde hace meses para impedir su traslado a las afueras de la capital de los Países Bajos.

“¡El Barrio Rojo está aquí para quedarse!”, “Los vecinos apoyan a las trabajadoras sexuales”, “¡Los oriundos de Ámsterdam respetan a las trabajadoras sexuales!” y “No a un Barrio Rojo sin trabajadoras sexuales”, rezan los carteles.

Lea también: Al menos un muerto y 36 heridos en una explosión en reunión de Testigos de Jehová

PedidoEn septiembre del 2023, la alcaldesa de Ámsterdam, Femke Halsema, recibió una petición firmada por más de 22.000 personas en contra de la propuesta del centro erótico.

El Ayuntamiento ha estado trabajando en la idea de poner en marcha un ‘centro erótico’ como alternativa al Barrio Rojo desde 2019, y el plan es levantar el edificio lejos del centro turístico.

Es una apuesta por atraer “un tipo de turista diferente” a la ciudad, haciendo que la capital neerlandesa sea un lugar al que también quieran ir los propios ciudadanos locales, que en los últimos años se han trasladado a la periferia huyendo del turismo masivo.

El plan es construir un edificio que tenga 100 puestos disponibles para las trabajadoras sexuales, independientemente de su género u orientación sexual, y la instalación contará también con salas de descanso y un espacio dedicado a los servicios sociales y atención médica, y a negocios de entretenimiento (erótico), restauración, educación, arte y cultura.

“Con el centro erótico damos a diversos colectivos de trabajadoras sexuales un lugar de trabajo seguro, reducimos las molestias provocadas por las aglomeraciones en el Barrio Rojo y reducimos la influencia de la delincuencia”, sostiene el municipio, que señala que la policía ve “menos riesgo de molestias e incidentes de seguridad, problemas juveniles y tráfico de drogas” en las ubicaciones no céntricas que están en estudio.

Lea también: El Rijksmuseum de Ámsterdam recibe la mayor donación privada de su historia

Este debate no va de un edificio sino de toda una ciudad, no de la prostitución sino del turismo. Y eso requiere una visión de desarrollo urbano orientada al futuro.

Mariska Majoor, exprostituta y fundadora del Centro de Información sobre la Prostitución,
WhatsApp Image 2023-10-29 at 14.51.34

Mike Pence desiste de la carrera presidencial de EE.UU.

Leer más

Sin embargo, las trabajadoras sexuales han sostenido desde el principio que no apoyan este plan y que no están interesadas en salir del Barrio Rojo. Han convocado numerosas protestas para exigir al consejo municipal que las escuche, y esta semana se han unido los empresarios del barrio y los vecinos de varias zonas de la urbe, incluidos los distritos donde podría ubicarse el centro erótico propuesto, porque también se oponen a la medida.

“No nos salves, salva nuestras ventanas”, coreaban los manifestantes, contestando al argumento del Ayuntamiento de que el traslado de la prostitución también busca alejar a las trabajadoras sexuales del acoso de los turistas, y de que el centro erótico ofrecería un espacio de trabajo seguro, ayudaría a combatir la criminalidad y mejoraría la posición de las sexoservidoras.

Pero ellas han publicado un ‘Manifiesto para la preservación del Barrio Rojo’. Según explicó durante una protesta Mariska Majoor, exmeretriz y fundadora del Centro de Información sobre la Prostitución, los firmantes apoyan la necesidad de sacar a las multitudes turísticas del Barrio Rojo, pero rechazan reubicar la prostitución como solución a ello y piden planes que hagan que otros distritos de Ámsterdam sean más atractivos para el turismo.

“Este debate no va de un edificio sino de toda una ciudad, no de la prostitución sino del turismo. Y eso requiere una visión de desarrollo urbano orientada al futuro, para una Ámsterdam de la que todos puedan estar orgullosos”, argumentó Majoor esta semana.

En septiembre, la alcaldesa de Ámsterdam, Femke Halsema, recibió una petición firmada por más de 22.000 personas contra el centro erótico, un documento que incluyó el respaldo de empresas, instituciones educativas y culturales, asociaciones de vecinos y otros grupos de interés.

Las posibles ubicaciones son De Groene Zoom y el Europaboulevard, ambas cerca del centro de convenciones RAI, en el vecindario de Ámsterdam-Zuid, y la zona del Docklandsplot, en Amsterdam Noord. Los residentes de esos distritos ya han mostrado su rechazo total a acoger un centro erótico y lidiar con sus molestias, inseguridad y ruido.

La propia Agencia Europea de Medicamentos (EMA), que se encuentra en Ámsterdam-Zuid, ha llevado el caso a Bruselas porque, denunció, “la seguridad y la protección fueron requisitos claves para la selección de la nueva ubicación (Ámsterdam) durante el proceso de reubicación de la agencia en 2017” con motivo del brexit.

Según explicó la EMA, la propuesta “se basa en diversas consideraciones, como la necesidad de reducir el hacinamiento, las molestias, el narcotráfico, la embriaguez y el desorden que se asocian a la presencia de estos establecimientos”. Esas mismas consecuencias podrían ahora trasladarse a las cercanías y el entorno de la agencia, en lugar de desaparecer.

¿Quieres acceder a todo el contenido de calidad sin límites? ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!