Actualidad

Las muertes violentas, en un vaivén, con tendencia al alza

En menos de seis meses el aumento es del 53 % si se compara con el 2022 La Dinased no da datos actualizados Se teme por la tasa de mortalidad

Sicariato en avenida Francisco de Orellana
El 5 de abril pasado, un hombre fue asesinado bajo la modalidad de sicariato en la avenida Francisco de Orellana.CARLOS KLINGER

Ecuador cerró el año 2022 con 4.823 muertes violentas y una tasa de mortalidad de 25 por cada 100.000 habitantes, datos confirmados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), debido a que la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) no ha respondido los requerimientos de información con cifras actualizadas.

PLAYAS Y AMBULANCIA ABALEADA

Una ambulancia fue baleada en Playas; el conductor resulta herido

Leer más

El último dato actualizado es que hasta el l5 de junio del año en curso se acumularon 3.147 asesinatos, es decir hay un 53 % de incremento en la tendencia, con una diferencia de 1.676 fallecidos en un intervalo menor a seis meses. La cifra preocupa a expertos en seguridad, pues estiman que la tasa de mortalidad a final de 2023 podría ser superior en 10 puntos y llegar al menos a las 6.000 muertes violentas.

“Si siguen las cosas como están, vamos a llegar a más de 6.000 muertes al año, con una tasa de 35 por casi 100.000. Es odioso comparar porque son muertes que aún no ocurren y no se cierra el año todavía; pero yo creo en la probabilidad y en la estadística, se ha comprobado en los últimos años en el país”, alerta el experto en seguridad Daniel Pontón.

Esmeraldas es una evidencia de aquello. Hace una semana llegó a ser nombrada como la tercera ciudad epicentro de homicidios en el continente americano, porque su tasa de mortalidad es de 85, cifra más de tres veces superior a la tasa nacional de 25, que también es alarmante. Así lo expuso en un informe la fundación InSight Crime, dedicada al estudio de la seguridad nacional y ciudadana.

Esmeraldas está detrás de Caracas (Venezuela) y de Colima (México), que tienen una tasa del 90 % y del 110 % respectivamente (revisar el cuadro de infografía).

Diario EXPRESO ha solicitado a la Dinased el total de las muertes violentas a la fecha, desde el pasado 6 de junio, comparativos y segregaciones correspondientes, pero la entidad le ha dado largas al asunto.

FISCAL DE DURAN MUERT (10668011)

Un caso previo estaría relacionado con la muerte de fiscal Palacios en Durán

Leer más

Los pretextos han ido desde que “no es la única solicitud que se tramita en la institución” hasta que su director, Freddy Sarzosa, debe autorizar la divulgación de los datos, para que después se informe a Estadística y así se elabore un documento exclusivo para el área de comunicación, que antes de ser enviado al periódico debe pasar nuevamente por una revisión hecha por su titular, para ver si aprueba o no los números a presentar.

Oficial Freddy Sarzosa
Oficial Freddy Sarzosa.HENRY LAPO
SILENCIOFREDDY SARZOSA, titular de la Dinased.

Nelson Yépez, experto en estrategia y seguridad ciudadana, enfatiza el importante rol que tendrán las nuevas autoridades que serán elegidas en las elecciones anticipadas. Asimismo les pide que, al menos, se esfuercen en mantener las cifras de muertes violentas y evitar su crecimiento.

“Si al menos no se permite que sigan subiendo los asesinatos, se puede pensar en lograr disminuirlos. Y es que no se puede permitir que se incrementen porque la violencia de hoy no tiene precedentes, ya que los grupos (mafiosos) no tienen reparo en demostrar sus niveles sanguinarios”.

Yépez enfatiza que por mucho que se esfuerce el Gobierno Nacional en desarrollar acciones, resultan débiles porque “lastimosamente dejó que (las mafias) avanzaran demasiado”. Insta a una cultura de seguridad nacional que se sume a una verdadera política de seguridad.

De su lado, Pontón expone que lo primero que se debe hacer es por lo menos sincerar los números de asesinatos que evitan divulgar porque lo único que dejan en evidencia es que no hay capacidad para solucionar el problema. Ante esta situación, Yépez sostiene que debería crearse una “Policía de la Policía, para darles un baño de verdad a las filas, como la extinta UIES (Unidad de Investigaciones Especiales), para que depure y haya un verdadero control de inteligencia”.