Actualidad

Otra muerte que empana el futbol

“El fútbol no puede costar una vida más”. La contundente frase de Miguel Racines, asesor del Ministerio del Interior, durante la charla de medidas de seguridad en los escenarios deportivos que organiza la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), con la

Dato. Sobrepoblación de las localidades y uso de fuegos artificiales, dos irregularidades que se vieron en el estadio Monumental.

“El fútbol no puede costar una vida más”. La contundente frase de Miguel Racines, asesor del Ministerio del Interior, durante la charla de medidas de seguridad en los escenarios deportivos que organiza la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), con la participación de Ken Scott, alto funcionario de la SGSA -grupo gubernamental del Reino Unido encargado de la seguridad en los escenarios- resume el sentimiento que se vivió en el estadio Monumental, a raíz de la muerte de un aficionado quiteño que llegó a Guayaquil para ver el Clásico del Astillero.

Más allá del motivo que causó el fallecimiento del hincha -supuestamente hipertenso y víctima de una avalancha humana- para quienes acudieron al escenario quedó la sensación de que el aforo del lugar fue sobrepasado.

En el informe que se dio a conocer en el marcador electrónico del Monumental, se aseguró que para el duelo ante Emelec se vendieron 43.395 boletos (sin contar los propietarios de suites y palcos), con una recaudación de 1’095.715 dólares. La capacidad oficial del escenario es de 57.267, pero en el lugar todas las localidades estaban llenas, incluidas las rutas de evacuación de emergencia. Adicionalmente, muchos hinchas se quedaron afuera, con boleto en mano.

Diario EXPRESO buscó una versión oficial de los representantes de Barcelona. Luigi Macchiavello, jefe de prensa del club, dijo que cuando tenga un pronunciamiento de los dirigentes lo daría a conocer a los medios; Juan Alfredo Cuentas, vicepresidente del Ídolo del Astillero, no contestó las llamadas.

Durante su charla, Scott destacó que este tipo de cosas “ya no se dan en Europa”, pero recordó que para llegar a ello pasaron “más de 30 años”, hasta lograr controlar a los Hooligans (hinchas violentos), con una campaña que incluyó al gobierno inglés.

Juan Figallo, coordinador zonal del ECU-911, está seguro que todo marcharía mejor si se cumplieran los acuerdos. “El domingo no nos dejaron pasar a la sala de monitoreo que tenemos en el estadio. Un empleado nos dijo que cumplía órdenes superiores, aunque le hicimos conocer que hay un convenio firmado para trabajar por la seguridad de los asistentes”.

Entre filas y apretujones. Aún así, es imposible entrar a un estadio hasta con boleto en mano. Es una triste realidad que se vuelve común por diferentes hechos que ocasionan que se exceda la capacidad permitida en los graderíos de los campos de fútbol.

Las causas

1. Sobreventa

Vender una cantidad de entradas que excede el límite permitido ocasiona aglomeraciones y que los hinchas se queden fuera con boleto comprado.

2. Falsificación

Agentes policiales detuvieron a individuos con entradas falsificadas, esto ocasiona que la gente con boletos verdaderos pierdan su espacio.

3. ‘El carrusel’

Reutilizar los boletos con los que otros aficionados ingresaron a determinada localidad hace que la capacidad del estadio no alcance.

4. Retraso

Varios socios de general, a quienes anunciaron que podían ingresar desde las 12:00, se quejaron porque esto sucedió con una hora de retraso.

5. Los puestos

Los asientos números es la forma de que cada hincha sepa dónde se va a ubicar. Salvo en palco, en Guayaquil no se lo hace, lo contrario que pasa en el Atahualpa, donde sí se lo practica.

Buenaño: “Sabemos que hubo sobreventa”

La tarde del pasado domingo, cientos de hinchas barcelonistas se quedaron, con entrada en mano, sin poder ingresar al estadio Monumental. Las puertas del escenario deportivo se cerraron aproximadamente una hora y media antes del inicio del partido. El coronel Fausto Buenaño estuvo a cargo de la seguridad.

- ¿Cuáles son los resultados del operativo?

-Bueno, es de conocimiento público que lamentablemente una persona falleció en los exteriores del Monumental. De ahí todo se dio con total normalidad. Lo que sí se pudo ver fue un exceso de personas en el interior del estadio. Es importante que eso se mejore, ya que pudo haberse suscitado algún temblor, por ejemplo, y la gente se iba a desesperar por tratar de salir.

-¿A qué se debió el exceso de hinchas?

- Sabemos que hubo sobreventa y aparte hubo una gran cantidad de boletos falsificados. Justamente ayer (el domingo) detuvimos a dos personas con 250 boletos para la general sur. Entonces se los puso ya a órdenes de la autoridad competente para que se siga el trámite legal.

- Eso produjo que mucha gente que sí compró entradas en locales autorizados se quedara afuera...

- Exactamente. Nosotros como Policía coordinamos con los dirigentes de Barcelona con el fin de cerrar las puertas, porque había cualquier cantidad de gente que quería seguir entrando, entonces por seguridad y por precautelar la vida de las personas que estaban al interior y de las que querían ingresar, cerramos las puertas.

- ¿De quién fue la decisión?

- Yo estuve al mando del operativo y dispuse a todos mis oficiales superiores que estaban a cargo de cada sector que por favor procedan a cerrar las puertas y que traten de dialogar con la gente que estaba afuera porque ya no podían entrar más. Luego se iba a armar un caos. Algunos entendieron, otros reclamaron con justa razón.

- ¿Utilizaron a más agentes de los que se había destinado al principio?

-Fue necesario. Como jefe del distrito Florida reubiqué a policías de otros sectores para que refuercen la seguridad. En total llevamos más de mil para evitar robos y peleas a la salida.

El mal ejemplo

Desorden en el palco de prensa

Laborar en el palco de prensa de los estadios guayaquileños, durante un Clásico del Astillero, es un auténtico calvario.

Muchas personas ajenas a la profesión llegan temprano y se apoderan de los puestos de trabajo, pese al control que se realiza al ingreso, donde se exige la respectiva credencial.

El domingo, incluso, se observó a varios individuos ingiriendo bebidas alcohólicas en las cabinas de transmisión, como se demuestra en las fotos que el periodista Diego Arcos publicó en su cuenta oficial de Twitter.

La presencia de hinchas, plenamente identificados con las camisetas de sus equipos, provocó incidentes con algunos comunicadores, quienes les solicitaron que se retiren de un lugar que no es para ellos.

Voces

Franklin Torres, fiscal: “Estamos investigando la muerte del hincha fuera del estadio. Los datos preliminares señalan que se trata de una persona con hipertensión, afectada por el fuerte calor”.

David Baquerizo, comisión de seguridad de la Ecuafútbol: “Uno de los problemas que tenemos es el no contar con asientos numerados. También hay que determinar con más precisión la cantidad de ambulancias que se necesitan”.

Juan Marco Figallo, coordinador zonal del ECU-911: “Si hay un plan de contingencia debe cumplirse todo lo que está por escrito. Los parqueos estaban llenos; en caso de emergencia una ambulancia no podría entrar o salir”.

Coronel Carlos carrión, jefe de operaciones de la zona 8: “Nosotros cumplimos con los controles, pero hay sectores como las suites que son propiedad privada, y a los que no podemos acceder”.

Antecedentes

Rumiñahui

Cierre por falta de seguridad

En 2015, previo a un Independiente vs. Liga de Quito y por cuestiones de seguridad, los organizadores decidieron cerrar una parte de la tribuna norte “porque no cumplía con las normas de seguridad”. Le devolvieron el dinero a esos hinchas.

Atahualpa

Sin poder ingresar

Hace un par de semanas, un grupo de hinchas de Barcelona fue impedido de ingresar a la general nororiental, pese a tener boleto en mano. El asunto se solucionó al filo de la finalización de la primera etapa del partido ante Universidad Católica.

Capwell

Interés por la reapertura

En septiembre de este año, el estadio Capwell volvió a abrir sus puertas, con motivo del partido entre Emelec y Deportivo La Guaira (Venezuela), por la Copa Sudamericana. Mucha gente se quedó afuera del escenario,