Actualidad

Moreno culmina la toma de PAIS tras la visita de Correa

El ala correísta de Alianza PAIS (AP) agotará los últimos recursos para mantener el control del movimiento, sin muchas esperanzas.

Lenín Moreno tiene 6 meses de gobierno.

Al parecer la puja está perdida. El ala correísta de Alianza PAIS (AP) agotará los últimos recursos para mantener el control del movimiento, sin muchas esperanzas. Por eso, ya piensan en la creación de un nuevo movimiento al que, tentativamente, llamarán Revolución Ciudadana.

La última semana, la militancia que apoya al presidente Lenín Moreno se anotó varios puntos a su favor, empezando por el hecho de que su directiva es la única reconocida por el Consejo Nacional Electoral (CNE). La llegada del expresidente Rafael Correa sirvió para precipitar la ruptura y definió posiciones.

El retorno del líder

1. En la facción correísta había la expectativa de que, con el retorno del expresidente, las huestes verde flex se movilizarían de forma masiva a su alrededor y pondría la balanza de la militancia a su favor. También, que las instituciones que antes, según los opositores, eran controladas por Correa empiecen a dar la razón a sus partidarios más leales. Nada de esto sucedió. En sus recorridos por algunas ciudades del país apenas unos cientos de personas le acompañaron y compitieron en cantidad con los que rechazaban su presencia, cumpliéndose el vaticinio que hizo el presidente Lenín Moreno, pocos días antes del arribo de Correa, de que “la ciudadanía, de forma respetuosa pero contundente, le dirá lo que piensa de los últimos años de su mandato”. El objetivo de reunificar las bases falló, así como el de generar un impacto político que les permita recuperar terreno.

Revés legislativo

2. El anuncio de la creación de un nuevo movimiento, sumado a las amenazas del ala correísta de que expulsará de esta organización política a Moreno y sus allegados, entre ellos a varios asambleístas, también sirvió “para radicalizar las posturas”, según el legislador Daniel Mendoza de AP. Esto provocaría la secesión definitiva del bloque entre los que se oponen a las políticas implementadas por el Ejecutivo, que superan los 20 asambleístas y se hacen llamar ahora Alianza PAIS ‘principios’ y los que apoyan a Moreno que les duplican en número (ver gráfico). “Habrá que buscar una agenda mínima para los consensos, pero está más que claro que hay visiones totalmente opuestas y eso va a permitir que marquemos las posturas. No se trata de guardar las apariencias”, le dijo Mendoza a EXPRESO. De concretarse la división, el bloque morenista se convertiría en el más numeroso en la Asamblea, aunque sin mayoría absoluta, seguido por el del movimiento CREO.

El Sí lleva ventaja

3. No solo en los apoyos, también en el financiamiento. Como informó EXPRESO el sábado pasado, lo más seguro es que el ala correísta no acceda al fondo de campaña y por ende no pueda hacer proselitismo por el no en la consulta popular. El CNE reconoce solo a Moreno como presidente de AP y a Ricardo Zambrano como su secretario ejecutivo. Este último anunció que inscribirá al movimiento para hacer campaña por el sí. El exasesor del presidente Moreno, devenido a opositor, Virgilio Hernández, le dijo ayer a este Diario que, como parte de una organización política, deberían acceder a estos fondos. Pero es consciente de que, tal como está la situación, les tocará buscar otros mecanismos para hacer conocer su posición opuesta, en especial, a tres preguntas de la consulta propuesta por el presidente.

Las instituciones

4. Acostumbrados a tener la razón por una década, a los correístas les tocó vivir tres reveses en instituciones que, desde la percepción de una parte de la ciudadanía, hasta hace poco les fueron favorables. Estos tropiezos sucedieron en presencia de su líder máximo que no tuvo más opción que intentar descalificarlas. La Corte Constitucional (CC) no dio su veredicto a tiempo sobre las preguntas de la consulta popular y abrió una puerta para que el presidente Moreno la convoque por decreto. El CNE, sin Juan Pablo Pozo a la cabeza, armó el proceso electoral en 24 horas. El Tribunal Contencioso Electoral (TCE) suspendió una audiencia en la que se resolvería si un Tribunal de Garantías Penales, que falló a favor de Moreno, tiene competencia para intervenir en asuntos internos de una organización política. Para cerrar el círculo, el presidente de la CC, Alfredo Ruiz, suspendió la sesión prevista para hoy, en la que se trataría el dictamen definitivo de las preguntas de reforma constitucional. Eso significa que acata la decisión del CNE de continuar con el llamado a consulta popular.