El Ministerio de Transporte asume Ferrocarriles del Ecuador y ofrece su rehabilitación

  Actualidad

El Ministerio de Transporte asume Ferrocarriles del Ecuador y ofrece su rehabilitación

El ofrecimiento es que se enfoque no solo en traslado de turistas sino al de personas y carga, a través de los 965.6 kilómetros de la línea férrea

CHIMBACALLE
Traspaso. Se suscribió la escritura pública parcial de traspaso de la empresa ferroviaria.Henry Lapo

El ruido de una locomotora de Ferrocarriles del Ecuador ingresando a la estación de Chimbacalle dio paso al 'inicio de una nueva era en la transportación nacional'. Al menos ese fue el mensaje del ministro de Transporte Marcelo Cabrera, uno de los que llegó sobre uno de los vagones rojos de ese sistema de transporte. 

Este miércoles 5 de enero de 2022 se efectuó la transferencia de Ferrocarriles del Ecuador al Ministerio de Transporte con la suscripción de una escritura pública parcial que permitirá arrancar el proceso de repotenciación y rehabilitación del sistema ferroviario.

Cabrera señaló que el Ministerio se compromete a establecer las mejores estrategias para una rehabilitación integral enfocada no solo al transporte de turistas sino al de personas y carga a través de los 965.6 kilómetros de la línea férrea. Eso permitirá, dijo el ministro, impulsar la producción agrícola de la Sierra centro y también conectar extensas zonas turísticas de la Costa y la sierra así como aportar al transporte inter e intra provincial.

tame

El MTOP pide a la Contraloría examinar 658 contratos suscritos y 1.095 obras a nivel nacional

Leer más

Según el funcionario además se favorecerá el cambio de matriz energética porque con trenes de tracción eléctrica se apunta a descarbonizar del sistema de transporte alineándolo con los compromisos internacionales adquiridos hacia el cambio climático y la movilidad sostenida. El 12 de mayo de 2021 venció el plazo para liquidar la Empresa Pública Ferrocarriles del Ecuador de acuerdo al decreto suscrito por el expresidente Lenín Moreno en febrero del mismo año cuando vencía el plazo originalmente establecido.

Luego hubo otras extensiones de plazo para esa liquidación. En diciembre acabó la transferencia de la infraestructura ferroviaria nacional correspondientes al 70 % en bienes muebles e inmuebles. Los activos, pasivos y derechos litigiosos, que equivale al 30 % también se transfieren. Una escritura pública final pondrá fin a Ferrocarriles del Ecuador.

Lo siguiente, según el anuncio del Ministerio es la planificación y estructuración del proceso de delegación para la reactivación integral del tren a través de concesión o alianza público privada. Esa etapa se ha previsto que concluirá en el segundo semestre del 2022. Luego se abrirá el concurso público y contratación que, según esa cartera de Estado, acabará en unos 10 meses.

Según información de la página web del Ministerio de Transporte, firmas nacionales y extranjeras, ya han propuestas: Servicios de Consultoría y Gestión (Ecuador), Ameireh Consulting International S.A. (Jordania), Shinhing Consultants (Hong Kong), SINARA (Rusia), Esteban Coello y Jaime Nogales (España – Ecuador), PERUVIAN TRAINS & RAILWAYS (Perú), Reliance (Estado Unidos de América). Se prevé una inversión mínima de 2.500 millones de dólares.

En un examen especial efectuado por la Contraloría al periodo comprendido entre el 1 de enero de 2013 y diciembre de 2018 ejecutado desde el 19 de agosto de 2019 el organismo de control analizó los contratos de equipos, repuestos, durmientes, ejecución de obra y fiscalización, suscritos para el proyecto del Ferrocarril. El objetivo fue determinar si se cumplieron los procesos en las adquisiciones.

Como hallazgos preliminares se estableció que 175.000 durmientes de madera, tratada con creosota a presión, perdieron sus características físicas y mecánicas, aunque en los contratos se estableció una garantía técnica de 20 años. Se estableció un perjuicio superior a los 10.5 millones para el Estado.

Se determinó que equipos motorizados, como una locomotora, no cumplieron las  especificaciones técnicas requeridas pero no se cobraron las multas establecidas en el contrato por 1’572.500 dólares. Tampoco se encontraron repuestos por 90.962 dólares.